El trapo

En lo que sería una medida sin precedentes, las autoridades de la escuela Chile y Cuba parecen haber decidido que están hartas de la sacralización laica del pabellón nacional. Un paso impensable años atrás si se toma en cuenta que hasta 2007 podrían haber sido acusadas de vilipendio a los símbolos patrios. Tal vez como una forma didáctica de trasmitir a los escolares que ya ha corrido demasiada sangre por conceptos abstractos como patria o nación, habrían resuelto que la bandera no es más que un trozo de tela, a lo sumo decorativo, en general molesto. De esa manera se liberan del ritual ridículo de izarla y arriarla, ritual que en toda la geografía del orbe tiene sus pasos preestablecidos y sus tiempos marcados acompañando la salida y la puesta del sol. 
Es de suponer que desde 2013 no habrá más ceremonia de jura de la bandera en esa escuela montevideana y que también se desechará, por competitiva y caduca, la existencia de abanderados.
O tal vez no decidieron nada.
Tal vez el hecho de que la bandera lleve meses enroscada a su mástil, hecha un trapo, y que a juzgar por la época del año esté destinada a seguir así varios meses más, sea simplemente fruto de la desidia y la inoperancia... PARA LEER EL CONTENIDO COMPLETO DE LA NOTA SUSCRIBITE A BRECHA DIGITAL, arriba a la derecha.

 

Escribir un comentario