Diagnóstico reservado

Un factor inesperado en el regreso de Vázquez
La recolección de firmas para derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo abrió un inesperado flanco en los planes del ex presidente Tabaré Vázquez con vistas a su regreso definitivo a la arena política.

Luego de que los promotores anunciaran haber alcanzado la meta de las 60 mil firmas, el ex presidente evalúa con preocupación los distintos escenarios asociados a un posible referéndum que, de alcanzar las adhesiones, podría tener lugar en el segundo semestre del año. Y forzar a la izquierda a un nuevo choque de trenes con su líder.

 

Cuando en el último aniversario del Frente Amplio (fa) el ex presidente Tabaré Vázquez subió al escenario, una decena de mujeres se manifestaba a un costado con las clásicas manos de cartón naranja que lucen el lema “Aborto legal” y varios carteles donde se podía leer: “Soy mujer del Frente Amplio. Defiendo la despenalización del aborto”. En su momento, estas mujeres no hicieron más que incomodar a la dirigencia frenteamplista, ubicada en las primeras filas del acto realizado en Costa Azul. Sería un detalle anecdótico, casi pintoresco, si no fuera porque el tema de la despenalización del aborto promete volver a meterse de lleno en la agenda política, esta vez al influjo de la recolección de firmas que en silencio, sin demasiada alharaca, viene realizando la oposición para forzar un referéndum a mediados de año. Según expresó a Brecha el diputado Pablo Abdala (Partido Nacional), uno de los promotores de la consulta para derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo, ya se ha alcanzado el mínimo de 60 mil firmas (2 por ciento del padrón electoral) para convocar al acto de adhesión, generalmente conocido como pre referendo.
El plazo para presentar las firmas ante la Corte Electoral vence el 21 de marzo. Para ese momento sus impulsores esperan contar con 70 mil rúbricas. Pero es sólo el principio de un largo vía crucis –paradójicamente llamado “vía rápida”– que la Constitución establece para la derogación de una ley por iniciativa popular. Primero, la Corte Electoral deberá verificar las firmas en el plazo de 45 días. Vencido ese requisito, se convocaría al pre referendo, una jornada en la que, con idénticos horarios a los de una elección nacional, se instalan mesas de votación para que quienes reclaman un referéndum concurran a adherir a la iniciativa. Según está establecido, el pre referendo tendría lugar 45 días después de que la Corte valide las firmas. De ahí que, según los cálculos, el plazo máximo de realización de este acto de adhesión podría ser el domingo 23 de junio. A esa instancia debe concurrir y adherir no menos de la cuarta parte del padrón electoral, que se estima en unas 700.000 personas (25 por ciento de los inscriptos en el Registro Cívico). De alcanzar esa cifra, la Corte Electoral convocará al referéndum en un plazo de 120 días. Según las estimaciones de los promotores, la consulta podría tener lugar en setiembre u octubre.
Según explicaron a Brecha fuentes del entorno de Tabaré Vázquez, el tema es objeto de fuerte preocupación para el ex presidente y buena parte del fa. No sólo porque Vázquez ha sido un protagonista excluyente de todas las instancias que han rodeado al debate en torno al aborto –desde el polémico veto a la ley aprobada en el Parlamento hasta la firma, el año pasado, de la papeleta para convocar al referéndum–, sino porque además, nada indica que no lo será en el futuro. En un sinfín de oportunidades el oncólogo ha invocado razones de orden jurídico, científico y técnico para explicar su determinación, contraria a la definición del fa, asentada incluso en su último programa de gobierno. La idea generalizada de que la postulación de Vázquez a la Presidencia en 2014 garantiza el mejor escenario para los intereses electorales del fa, sumada a las exigentes condiciones que, según ha trascendido, el ex presidente impondrá a su fuerza política para asegurar el ejercicio de su autoridad, alejan cada vez más la posibilidad de un cambio de actitud frente al dilema del aborto. Como en el caso de la lucha antitabaco, el ex presidente ya ha dicho a su entorno, una y otra vez, que nada hará variar su posición frente a este tema.
Si se llegara a alcanzar las firmas a mediados de marzo, el protagonismo de Vázquez volverá al primer plano y su opinión será otra vez objeto de discordia. De ahí que el ex presidente siga con detenimiento el devenir de la recolección de firmas y el posible referéndum, factores que podrían alterar su cronograma de apariciones públicas. “Tabaré no quiere quedar en el medio de un fuego interno, va a ir evaluando paso a paso”, explican sus allegados. Y recuerdan las circunstancias dramáticas que rodearon el veto al capítulo de la ley de salud reproductiva referido al aborto, cuando luego de una fuerte confrontación pública en la interna de su fuerza política, renunció al Partido Socialista. Una nueva polémica en esta materia podría enfrentarlo nuevamente a la opinión de la dirigencia del fa, empezando por su presidenta Mónica Xavier, una de las impulsoras de la ley, además de horadar su propia base de sustentación, donde hay una clara mayoría a favor del derecho al aborto, evalúan en su entorno. Nuevamente la llave puede estar en el silencio, el juego del mutis, la salida oportuna de escena, acompañada de una particular administración de su contrario: la entrada en escena. Se trata del mismo recurso al que ha apelado, por ejemplo, luego de sus polémicas declaraciones sobre el pedido de ayuda a Estados Unidos en medio del conflicto con Argentina por las papeleras... PARA LEER EL CONTENIDO COMPLETO DE LA NOTA SUSCRIBITE A BRECHA DIGITAL, arriba a la derecha.

 

 

 

Escribir un comentario