Asesino online - Brecha digital

Asesino online

La moda de publicar en las redes sociales videos y fotos de casi todo lo que hacemos ya es moneda corriente, y ni siquiera casos tan extremos como un asesinato parecen escapar a ella.

Los twits del asesino

Eso sucedió en el centro turístico Bridgewater Resort, al sur de Virginia, donde Vester Lee Flanagan, un ex empleado del canal Wdbj, de 42 años, ejecutó de varios disparos a una joven reportera y un camarógrafo del mismo canal mientras realizaban una entrevista en vivo. Si bien no es novedoso que sucedan este tipo de crímenes escalofriantes en Estados Unidos, el caso de Flanagan tiene un dato curioso: filmó con su teléfono mientras le disparaba a Alisson Parker y Adam Ward, y luego lo publicó en las redes sociales.

¿Cuánto habrá incidido en el ataque la posibilidad de hacer pública su masacre? Lo cierto es que luego del hecho, Flanagan, que sostenía ser víctima de discriminación y maltrato por su condición de homosexual y negro, publicó en Twitter algunos mensajes con el nombre de usuario “Bryce Williams”. Allí dijo, entre otras cosas: “Alisson hizo comentarios racistas”, y además anunció mediante un twit que el video de su asesinato ya estaba disponible en Facebook. Sí, como cuando una banda filma un videoclip y les avisa a sus seguidores que ya está listo para que lo vean.

Luego del trágico desenlace, en el que Flanagan se suicidó, la red social Twitter eliminó la cuenta con la que el asesino dio a luz su ataque de furia.

Por si fuera poco, Chris Hurst, el presentador del noticiero, también utilizó Twitter para aclarar que él y Alisson Parker estaban “muy enamorados” y a punto de mudarse juntos, a pesar de que no lo habían hecho público.

Además de lo filmado por el propio homicida, las cámaras de Wdbj también registraron el hecho y ambos videos se viralizaron en redes y portales de noticias de todo el mundo. El poder de la instantaneidad y la fácil propagación de contenidos en las redes sociales ahora también son tomados en cuenta por los homicidas, como lamentablemente lo demuestran esporádicamente las aberrantes ejecuciones filmadas y orquestadas para las redes por parte del Estado Islámico o los cárteles mexicanos.

Artículos relacionados