Cómo no patrullar el procedimiento literario - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Cómo no patrullar el procedimiento literario

César Aira no es necesariamente un minimalista, a pesar de que sus novelas más conocidas rara vez superan las cien páginas. A continuación, los escritos del mentor del arte nuevo.

Continuación de ideas diversas, de César Aira

“Prolijo” o “prolífico” no definen su quehacer en la no ficción, aunque su ars combinatoria ha producido varios artículos y ensayos extensos, algunos ingeniosos y debidamente irreverentes ante las convenciones críticas actuales. Cuando permitió que se coleccionara algunos de ellos fue en portugués brasileño, en Pequeno manual de procedimentos (Curitiba, 2007), cuyas desmesuradas 186 páginas atomizan sus criterios más representativos hasta entonces. Como con otros escritores conceptuales o “metamorfólogos”, digamos el Mario Bellatin que escribe una novela en un teléfono inteligente, se requiere una amplia pared textual para que la pequeña obra de arte tenga sentido. Algunos lectores de Aira dirán que el destino no merece el viaje. Soy de los que creen que sí vale la pena.

Continuación de...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera