Decile a Mario que se venga - Brecha digital

Decile a Mario que se venga

A principios de año Fox Sports desembarcó en nuestro país. La intención era clara: asentarse en Uruguay y desde aquí pujar con la empresa Tenfield para tratar de hacerse con los derechos de las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018, y luego, en una tarea archidifícil, intentar hacerse de los derechos del fútbol uruguayo. Tampoco le fue fácil a Fox armar su “plantel” de periodistas.

El relator de las trasmisiones de fútbol resultó ser Julio Ríos, junto a Jorge da Silveira y Edward Piñón, entre otros. Estos últimos estarían más que nada en el programa Fox Sports Radio, ese que a pesar del nombre no salía en la radio.

El problema fue hallar el comentarista, y el primero al que le ofrecieron el puesto fue a Mario Bardanca, que como ya sabemos no aceptó. En su programa Derechos exclusivos de radio Uruguay, emisora del sodre, explicó sin entrar en detalles el porqué del no: “Es una decisión que determina dejar cosas por el camino. Uno mira para adelante y era la oportunidad de uno de consolidar una carrera. Pero ya está, está resuelto, debidamente medido, evaluado y procesado. Es una decisión personal que tiene que ver con todo lo que pasó y no tanto por lo que podía venir. Fueron días…”, y ahí Bardanca se quebró. Porque a veces estar tranquilo con la conciencia de uno no quiere decir pasarla bien.

Queremos pensar que Fox lo fue a buscar porque es uno de los mejores comentaristas que tiene el fútbol uruguayo, un analista táctico de los equipos y técnico de las individualidades. Sí pensamos que la crítica firme al accionar del dueño de la empresa Tenfield, Paco Casal, inclinó la balanza para que se le ofreciera el trabajo. Lamentablemente para los intereses de la empresa, la postura crítica hacia Casal tiene larga data, y viene de la época en que Eugenio Figueredo como presidente de la auf le abrió las puertas de la calle Guayabo al empresario. Ayer seudosocios, hoy enfrentados.

Desde Volumen de Juego quisimos conversar con Mario Bardanca acerca de cómo ve, ya pasado un buen tiempo, su decisión. Amablemente se excusó debido a que prefiere no hablar del tema. De todas maneras nos dejó claro que lo que pensó en enero cuando le ofrecieron el trabajo lo sigue pensando hoy. “Lo decidido está bien, no hay lugar para arrepentimientos”, nos contó.

La tarea “comentarística” fue entonces repartida entre Edward Piñón y el ex jugador Marcelo Tejera, con Mario Martínez haciendo las veces de Benedetto, por suerte con la dignidad que no tiene el argentino. Con Julio Ríos en el relato aparecieron frases como “la pelota surca la oscuridad de la noche”, “conversado como truco de ocho” y “enclavado en una zona absolutamente neurálgica”, entre muchas otras. Lo que antes nos causaba un poco de gracia y otro de vergüenza ajena hoy sólo es lo segundo, por más que creamos de verdad que Julio Ríos es un muy buen relator, que tiene estos innecesarios deslices.

Los comentaristas han mejorado notablemente de enero a la fecha. Se ha visto una clara evolución al pronunciar “Fox Sports”, pero sobre todo “Travel Ace Assistance”. Es una pena que el The Strongest no esté jugando la Copa Sudamericana como para confirmar el buen momento tanto de Piñón como del “Bambino”.

Hace un par de números hablamos de la falta de propuestas innovadoras en las trasmisiones de los partidos del fútbol uruguayo por parte de Tenfield, y la verdad es que Fox no aprovecha la oportunidad de seducir con el producto. Parecería ser lo secundario, y por ende el consumidor está en un tercer lugar de preferencia. Ambos buscan lo mismo, quedarse con los derechos de televisión, y saben que no es necesario atraer al televidente para poder llevarse el premio gordo.

Artículos relacionados