El Ministerio de Turismo saca mal las cuentas

En Turismo: 150 mil ingresos no son 38 mil turistas

El sistema estadístico de un país es un valor particularmente importante, no sólo para conocer el estado de situación de muchos de sus aspectos relevantes, sino para colaborar en la toma de decisiones sobre el futuro.

A menudo, en los últimos años, varios actores políticos y medios periodísticos intentaron desacreditar décadas de trabajo sistemático de quienes, con su conocimiento y profesionalismo, llevan adelante trabajos que permiten ir estructurando «películas», no sólo «fotografías», en diferentes áreas, lo cual no significa que pueda haber mejoras.

Por decir fútbol

Días pasados el Ministerio de Turismo (Mintur) informó respecto al desarrollo de lo que históricamente se llamó «temporada», haciendo referencia a los valores relacionados con los visitantes que año a año recibe nuestro país, particularmente entre la segunda quincena de diciembre y la Semana de Turismo, variando según su ubicación en marzo o abril en el calendario.

En materia de turismo, no tiene sentido comparar lo que ha ocurrido desde marzo del pasado año con lo sucedido en los últimos 20 años. El gobierno actual no tiene responsabilidad sobre la pandemia de la covid-19, conocida a partir de diciembre de 2019 en el mundo.

Pero menos razonable pareceque sea el propio gobierno el que pretenda comparar ingresos de extranjeros y uruguayos residentes fuera del país e incluso deslizar que el turismo interno fue mayor en enero del 2021 que en enero del 2020, sin manejo de una metodología fundada y que brinde garantías para su evaluación en forma razonable.

No se puede decir que en los primeros 15 días de enero de 2020 ingresaron al país 130.033 uruguayos a partir de las cifras aportadas por la Dirección Nacional de Migraciones e Interpol (DNM-I) y compararlos con los 3.965 de 2021 sin desglosar los que retornan al país de los compatriotas residentes en el exterior. Esto es un error notorio desde el punto de vista del análisis turístico.

Durante enero de 2020, procesada la información para todo el mes, el número de uruguayos que deben considerarse visitantes fueron 37.578 y gastaron en el país 15,1 millones de dólares. Los argentinos fueron 288.605 y gastaron 211,1 millones de dólares. Finalmente, ingresaron 60.421 brasileños, con un gasto de 48 millones. Globalmente, en enero de 2020 se registraron 444.509 visitantes, que dejaron 328 millones de dólares.

Existen valores registrados sobre el turismo interno en 2019 procesados y publicados, que bien podrían haberse considerado para evaluar lo ocurrido en este enero.

«Puntualmente, durante 2019 se registraron más de 8 millones de viajes de turismo interno, con una estadía media de 2,8 días y un gasto total que superó los 1.586 millones de dólares corrientes», puede leerse en el Informe de Turismo Interno 2019 publicado en la web del Mintur.

De la misma forma, las autoridades dieron información sin observar las definiciones que permiten valorar las características de los viajes a considerar: estadías promedio, ofertas de alojamiento y medios de transporte utilizados. Observar esas definiciones habría evitado decir que el turismo interno creció del 30 al 50 por ciento del total, lo cual resulta, incluso, difícil de justificar frente a las cifras que la Cámara de Turismo comenzó a brindar este mes para mostrar aspectos de la realidad turística del país.

Por otra parte, para tener un panorama general de los ingresos que recibe el país por turismo, es importante incorporar la información del gasto de los uruguayos que viajan al exterior, que se muestra en el cuadro adjunto, correspondiente a los primeros trimestres de 2019 y 2020.

AÑOGASTO TURISMO RECEPTIVOGASTO TURISMO EMISIVOSALDO
2019776.048.356281.822.232494.226.123
2020674.928.474292.512.107382.416.367
(Valores expresados en dólares corrientes)

Pero hay otros aspectos de la presentación hecha el 4 de febrero que no se corresponden con la realidad:

• Los servicios que salen de Tres Cruces funcionaron con aforos limitados y en años anteriores salían con ocupaciones superiores al 80 por ciento, según reportes públicos de las propias compañías.

• Respecto a los establecimientos de alojamiento que están en funcionamiento, hay que ver el porcentaje de cuartos y capacidades efectivamente habilitados en función de las restricciones establecidas (incluso algunos que cerraron el 31 de enero, como The Grand Hotel de Punta del Este).

• Se mencionó una «movilidad» que no puede compararse con la ocupación de alojamientos sin tener presentes las estancias promedio, así como el impacto para el funcionamiento de las tarifas con las cuales se trabajó en enero.

• Es sí correcto visualizar que las realidades han sido diversas en los distintos puntos del país, pero la propia Cámara Uruguaya de Turismo indica que prácticamente en ningún lugar se llegó al 50 por ciento (haciendo una comparación «lineal») si no se consideran solamente los fines de semana. Y, en general, los valores son bastante más bajos. La propia Liga de Hoteles de Punta del Este señaló que la facturación fue sólo el 20 por ciento de la de 2020 y gastrónomos de la costa también ubicaron su facturación en el 30 por ciento respecto al año anterior.

• De los valores conocidos, la ciudad de Colonia fue la que registró un crecimiento de ocupación importante de viajeros uruguayos, que podría haber triplicado la de años anteriores, más allá de que ello no permitió superar el 50 por ciento de la ocupación general.

En la comparecencia pública mencionada, también se hizo mención a dos elementos «novedosos», como ser un convenio con la DNM-I y el lanzamiento de un trabajo para el establecimiento de un Observatorio Turístico. Conviene establecer algunas precisiones acerca de esto.

Sobre el primer aspecto, vale la pena poner en conocimiento que la cooperación entre el Mintur y la DNM-I lleva décadas, lo que ha permitido contar con un registro informático de personas en los alojamientos del país, además del de los ingresos y salidas de ciudadanos del país.1 Se trata del sistema informático RIHP, que tiene por objetivo la medición de la «población flotante» de los alojamientos, que por ley debe ser reportada al Ministerio del Interior (MI) diariamente, no por un tema de turismo, sino por lógicos motivos de seguridad, y debe hacerse en tiempo real. Por lo tanto, la instancia de cooperación ya existía. Claro que si se la puede mejorar y profundizar, será bienvenido.

Respecto al Observatorio Turístico, es importante saber que hace ya muchos años se tiene experiencia de trabajo en esa dirección, incluso con avances sustanciales, pero la construcción de instrumentos como este es un proceso lento, que requiere mucha acumulación de información, capacidades técnicas a todo nivel y recursos humanos para llegar y dar continuidad sistemática para su permanente actualización y ajuste, como lo evidencia el proceso 2006-2009 hecho por el Mintur, con el apoyo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), así como una plataforma interinstitucional e intendencias de todo el país.2

Gracias a este trabajo se pudo llegar a establecer que en nuestro país entre un 7 y un 8 por ciento del PBI está relacionado con el turismo, cuando las mediciones «tradicionales» lo situaban entre un 2,5 y un 4 por ciento, según las cuentas nacionales. También se confirmaron otras informaciones relevantes como: «Las exportaciones uruguayas de turismo identifican al turismo como uno de los principales rubros de exportación del país, considerando el peso relativo que tienen los ingresos por turismo receptivo en relación con las exportaciones de bienes y las de servicios, que en 2018 (el último año del que se disponen datos) fueron 19 y 44 por ciento, respectivamente. El promedio de estos datos en los cinco años entre 2014 y 2018 indican una incidencia de 17 por ciento de los ingresos por turismo en las exportaciones totales y de 43 por ciento en las de servicios».3

Hoy, en función de la realidad de la devastación que vive el sector turístico, es necesario «salirse de la caja» para pensar una «Hoja de ruta abril 2022», como opción para poder brindar, desde diversos ángulos, instrumentos que permitan a las empresas y sus trabajadores sobrevivir, con ese horizonte.

Para ello, las medidas que se han tomado, algunas ya empleadas antes de la pandemia, no alcanzan. Otras presentadas al presidente, Luis Lacalle Pou, por el doctor Tabaré Vázquez y el Frente Amplio en mayo de 2020 no han sido consideradas comprendiendo la utilización del Fondo Covid-19 para invertir en la sobrevivencia de las empresas del sector, acudiendo también a la utilización de los montos destinados para la promoción, y que no se utilizaron, para apoyar al turismo interno, ampliando las experiencias de turismo social o mirando hacia ejemplos como el Instituto de Mayores y Servicios Sociales de España o la Ley de Venta Anticipada, aprobada en Argentina recientemente. Incluso pensar opciones de utilización de las infraestructuras gastronómicas paradas y del personal especializado para la producción de alimentos en respaldo a las ollas solidarias existentes en todo el país, facilitando que estas cubran la etapa de la distribución.

Existen otras posibilidades, seguramente, si se logra asumir que el turismo es una causa nacional, comprendiendo una mirada que priorice encontrar, con el apoyo de los científicos del Grupo Asesor Científico Honorario, una «ventada de oportunidad» que permita la llegada de turismo internacional, así como se han tenido presentes otras áreas económicas del país.

* Exsubsecretario del Ministerio de Turismo, 2015-2020.

1. «En el marco del nuevo sistema de registro de población flotante, se organizaron charlas informativas en las ciudades de Piriápolis (Asociación de Promoción Turística de Piriápolis), Rocha (Casa del Turismo) y Punta del Este (Liga de Punta del Este) sobre el Registro Informático de Huéspedes y Pasajeros (RIHP), en las que funcionarios del Ministerio del Interior (Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol) explicaron los detalles y funcionamiento del sistema. Las charlas, que contaron con el apoyo del Mintur, del Centro de Restaurantes de Piriápolis, del Centro de Hoteles de La Paloma y Rocha y del Centro de Hoteles de Punta del Este, tuvieron una importante concurrencia de asistentes, quienes pudieron hacer preguntas y consultas acerca del sistema, obligatorio por el Decreto 390/2013 del Poder Ejecutivo». Información disponible en: http://www.ahru.com.uy/noticias/ampliada/124

2. Repasemos algunos antecedentes de los avances hacia el Observatorio Turístico. Desde hace algo más de tres décadas el Mintur ha llevado adelante un trabajo responsable sobre las cifras del turismo receptivo y desde 2006 comenzaron a hacerse esfuerzos para establecer mediciones del turismo interno. El trabajo de ese equipo ha sido reconocido internacionalmente, en más de una oportunidad, a nivel de la OMT y por sus pares a nivel regional, incluso por esfuerzos en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo. El diseño de las muestras y del contenido de las encuestas de estos relevamientos así como la supervisión del trabajo de campo para la obtención de información eran auditados por el Banco Central del Uruguay (BCU) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en una mesa interinstitucional que semestralmente ajustaba los criterios y formas de actuación, en conjunto con la DNM, el MI e Interpol. Esa forma de proceder permitía entregar trimestralmente al BCU los trabajos procesados, que se integraban en el Sistema de Cuentas Nacionales, cumpliendo por tanto con las regulaciones correspondientes, en particular en lo relativo al secreto que se tiene establecido. Con base en la definición establecida por la OMT, que considera un visitante a «todo aquel viajero que pernocta al menos una noche en el país y que no reside en él», y con un trabajo de campo que comprendía entre 20 y 23 mil encuestas personales en los puntos de ingreso y salida del país a lo largo del año, se estructuraron los informes que regularmente se brindaban a la prensa y que se hacían públicos en la web del propio Mintur. A partir del año 2006 comenzó simultáneamente un trabajo tendiente a estructurar lo que se denomina Cuenta Satélite de Turismo, con una metodología desarrollada internacionalmente. Profesionales especializados en el tema y la plataforma interinstitucional mencionada sumaron esfuerzos para llenar los «agujeros de información», de modo de poder completar las más de 10 grillas preestablecidas que permitirían visualizar el conjunto del impacto económico del turismo en la economía del país. Ese «piloto básico» se logró culminar hacia finales de 2009. Esto se vio beneficiado por la actualización en las cuentas nacionales efectuadas por el BCU (véase: https://portaldeluruguay.com/index.php/component/k2/item/12331-la-cuenta-satelite-de-turismo-en-el-uruguay-acepten-el-consejo-copien-y-peguen). Otro paso importante fue acordar con el INE la incorporación –desde 2008– de un módulo de preguntas específicas sobre turismo en la Encuesta Continua de Hogares. Antes de contar con esta herramienta, la empresa Equipos, que ganó la licitación para evaluar el turismo interno, comenzó a brindar una aproximación sobre valores que, con la excepción del año 2000, nunca se había llevado a cabo en el país. Esta información se brindaba trimestral, semestral y anualmente –información del turismo receptivo– por parte del Mintur, y el equipo encargado estaba integrado por profesionales que estuvieron antes y durante los tres gobiernos del Frente Amplio, así como por los equipos de encuestadores (funcionarios de otras dependencias de la secretaría) capacitados por ese mismo grupo. Cabe también aclarar que los cruceros se medían en forma separada, con muestras ajustadas para este tipo de actividad y que la medición de ingresos en la frontera seca con Brasil siempre ha estado subvalorada, por las características de los controles migratorios. No obstante, se llevó adelante por los países del Mercosur, más Chile y el Banco Interamericano de Desarrollo un trabajo para la «armonización de la información turística en la región» (octubre de 2012), que comprendió la búsqueda de una metodología especial para medir la actividad turística en las zonas de frontera seca, labor dificultada por la diversidad de criterios entre las autoridades de los diversos países, así como por las asimetrías informativas. En el Observatorio Turístico del Corredor de los Pájaros Pintados se puede visualizar una síntesis de un primer trabajo hacia una herramienta como el Observatorio Turístico (véase https://turismo.gub.uy/observatoriocpp/observatorio/). También se pueden ver los pasos intentados en Maldonado desde 2018, en que se presentaron ciertos avances (http://www.ahru.com.uy/noticias/ampliada/137). Los materiales que aportan a la estructuración y evaluación para un trabajo hacia una herramienta como los observatorios son el «Manual de Funcionamiento del Sistema Estadístico del Observatorio del Corredor de los Pájaros Pintados» (https://turismo.gub.uy/observatoriocpp/wp-content/uploads/2019/06/Manual-de-funcionamiento-del-Observatorio-vfinal.pdf), la investigación del Centro de Investigaciones Económicas sobre los determinantes económicos de la actividad turística (https://cinve.org.uy/wp-content/uploads/2014/10/DT-03-14-Turismo-Receptivo.pdf) , «Una aproximación al PBI turístico departamental de Uruguay en 2010», de María José Alonso Pérez y Wiston Adrián Risso

3. Disponible en: http://www.iesta.edu.uy/wp-content/uploads/2020/04/Nota_tecnica_Reflexiones_en_tiempos_de_Pandemia_2.pdf

Artículos relacionados

Política Suscriptores
El desplome del turismo en Uruguay

Verano a la sombra

Destacados Suscriptores
La temporada 2019 y el impacto del turismo en la economía.

Alerta spoiler