Sociedad Suscriptores

Esa paradójica libertad

Los ojos de Francisco se iluminaron más de lo normal cuando me oyó decir que ese momento por el que él había pasado, el terrible momento que seguramente preferiría olvidar, era la instancia en la que había sido más libre en toda su vida.

Algunos de los demás estudiantes se movían incómodos sobre las sillas. Unos me miraban un poco desconcertados y como fascinados otros, pero la mirada de Francisco se destacaba entre todas por una llamita surgida de pronto de alguna brasa jamás sofocada.

Yo lo conocía hacía ya un tiempo, por ver su sonrisa amable, su bigote y sus entradas canosas, sus ojos bondadosos tras los cristales de los lentes, entre las caras de los estudiantes en diferentes cursos de la Facultad de Humanidades. Interesado en la historia, en la literatura, en la filosofía, siempre tenía algo novedoso para agregar a un tema de clase. Levantaba la mano, respetuoso, y se tomaba su tiempo para compartir su pensamiento, pausadamente e ilustrando con ejemplos, relatos y descripciones detalladas, como si el único tiempo ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente