Destacados Suscriptores

Esa sádica industria textil

El 27 de abril dos niños de origen boliviano murieron asfixiados en el incendio de un taller ilegal en el barrio porteño de Flores. Diez días después el mismo taller fue nuevamente incendiado. Miles de inmigrantes bolivianos trabajan en semiesclavitud para empresas contratadas por grandes trasnacionales, como en Bangladesh.

Fábrica textil clandestina en la que murieron los dos niños bolivianos

A las 10.30 del 27 de abril se prendía fuego el local en el que vivían y trabajaban los padres de Rodrigo y Rolando, los dos niños fallecidos, menores de 10 años, junto al tío de ellos y otro matrimonio boliviano. Las ventanas y puertas tapiadas para ocultar el carácter ilegal del taller dificultaron la salida de los trabajadores, así como la acción de los bomberos para dominar el fuego. El jueves 14, el juez Manuel Gorostiaga determinó que la muerte se produjo cuando los chiquilines se encontraban en un sótano “sin conexión con el exterior, sin otra abertura que una escalera, y al producirse el foco ígneo el ambiente mismo operó como una suerte de jaula, dentro de la cual se intoxicaron por la combustión que provocó la propia quemadura de las prendas de vestir que fabricaban”. Gorostiaga ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?