¿Lejos de un jaque mate en el turismo? – Brecha digital

¿Lejos de un jaque mate en el turismo?

Según cifras de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), del 1 al 17 de julio de 2022 ingresaron al país aproximadamente 254 mil personas: 180.882 uruguayos que retornaron, 42.276 argentinos y 16.392 brasileños. En julio de 2019 -de acuerdo a  la misma fuente- ingresaron 263.623 personas: poco más de 50 mil uruguayos residentes en el exterior, alrededor de 137 mil argentinos y más de 47 mil brasileños. Además, vinieron aproximadamente 3 mil chilenos, más de 2 mil paraguayos y más de 23 mil ciudadanos de otras nacionalidades. La DNM indica que en el primer semestre de 2019 los visitantes fueron casi 1,5 millones y en 2022 no alcanzan a ser 700 mil.

En la rendición de cuentas de 2021, actualmente a discusión en el Parlamento, el Ministerio de Turismo ejecutó hasta el momento un 63 por ciento de sus créditos presupuestales, lo que significa 250 millones de pesos sin ejecución. Esto sumado a los 130 millones de pesos del año pasado totaliza casi 10 millones de dólares. Este presupuesto ya incluía el recorte del 15 por ciento genérico aplicado por el Poder Ejecutivo en marzo de 2020.

La semana pasada, al anunciar un plan de beneficios para esa área, se mencionó la aplicación de un monto que podría llegar a los 10 millones de pesos como primera etapa de un proceso (hay otra versión, de 5 millones de pesos, para el 2022) ¿Son 5 o 10 millones de pesos? Si, como el propio sector privado reconoce, el turismo interno contribuyó a mitigar el impacto del cierre de fronteras que en 2019 movió más de 1.000 millones de dólares, se entiende que con esos montos se pueden crear las condiciones para un sector que lleva dos años y medio de retracción. Como se dice popularmente, una aspirineta para un enfermo en estado crítico.

En diciembre del año pasado, en un informe preparado para el Sistema Nacional de Emergencias (que el ministro mencionó en su comparecencia en la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados hace un mes), se concluyó que por lo menos unos 2.800 millones de dólares dejarán de ingresar por turismo a Uruguay. A diferencia de en otros momentos, el crecimiento de la salida de vacaciones de los uruguayos estaba relacionada con el crecimiento del poder adquisitivo del salario, no solamente con el desplome del tipo de cambio real, como hoy está viviendo Argentina.

***

Esta semana, el diario El País tituló en su página web –no por mucho rato–: «Estamos lejos de un jaque mate». Tales fueron las valoraciones de una de lasd principales jerarquías del ministerio,  respecto a la próxima temporada (2022-2023). Casualmente, el 28 de julio comenzará la 44.a Olimpíada de Ajedrez en Chennai, India. Se esperan 189 delegaciones de diferentes países, cada una integrada por cuatro jugadores y un suplente de todas las edades y los sexos. La última competición, en 2018, contó con casi 1.700 participantes. La Federación Internacional de Ajedrez otorgó originalmente a Bielorrusia la sede de esta competencia, luego se trasladó a Rusia y ahora –debido a la guerra– se trasladó a India, luego de que las autoridades de ese país aseguraran los 10 millones de dólares que requeriría el evento (más allá del caluroso apoyo del 15.o campeón mundial de ajedrez, Vishy Anand, residente de Chennai).

Me pregunto si la federación de ajedrez local no está pensando en incorporar a algún otro jugador al equipo de las olimpíadas. Pues, al parecer, este «jugador» del MINTUR tiene una estrategia para revertir el proceso de devastación del sector turístico. Seguramente, deberá ser tan innovador como lo fue Bobby Fischer (para la apertura de Ruy López o «apertura española») hace ya unos 60 años en un torneo celebrado en La Habana.

Volviendo al turismo: es hora de pensar en establecer un fondo de emergencia. Un fondo de impacto, sobre la base de un acuerdo de funcionamiento, tal como ocurre cuando hay sequías o accidentes climatológicos. La próxima temporada se comenzó a construir hace ya unos meses, porque, entre otras cosas, las condiciones macroeconómicas de la región están a la vista y no se observan posibles variaciones en los próximos dos años, lamentablemente. Se requiere de nuevas medidas, asumidas como políticas de Estado, por su impacto en el trabajo de decenas de miles de compatriotas, así como en la economía del país como un todo. Mientras tanto, la mejor de las suertes para el equipo uruguayo en las próximas olimpíadas de ajedrez.

Artículos relacionados

El exministro Cardoso y su día ante la Fiscalía

No tengo conocimiento

Edición 1874 Suscriptores
Comisión investigadora revela detalles de las compras de publicidad en el Ministerio de Turismo

El entorno

Edición 1867 Suscriptores
La gestión del Mintur en la mira

Fuego amigo

Edición 1866 Suscriptores
La salida de Germán Cardoso agudizó la crisis del Partido Colorado

Equilibrista con red