Edición 1411 Suscriptores

Líbano en el rompecabezas sirio

Crónica desde Beirut Las banderas azules han desaparecido del campamento plantado frente a la residencia del primer ministro libanés, Najib Mikati, en la ciudad de Trípoli. Eran las enseñas que identificaban al Movimiento del Futuro, el partido del líder sunita y ex primer ministro Saad Hariri. “No queremos que el campamento pertenezca a ningún partido”, explica Alá Hussein, un joven simpatizante sunita, organizador de la sentada que pide la dimisión del gobierno dominado por el partido-milicia chiita Hizbolá, tras el asesinato del jefe de la inteligencia policial, el general Wissam al Hassan, en octubre. El gesto no es inocente. “Hemos decidido dejar sólo las banderas libanesas”, enfatiza Hussein. La coalición opositora, liderada por el movimiento del liberal Hariri, ha querido distancia...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente