Sociedad Suscriptores

Niñas

Atardece y estamos de nuevo en la calle frente a la casona sobre Carlos María de Pena, viendo si no nos dejamos nada (fotocopias sobrantes, marcadores, cuadernos de apuntes). Yo doblo con cuidado el dibujo de una casita con un hilillo de humo saliendo por la chimenea, bajo un cielo azul y un sol con sus rayos muy marcados con silvapén. “Para Elena”, se lee con una redonda y grande caligrafía infantil. Acabamos de salir de uno de los centros de la modalidad 24 horas para familias y mujeres con niñas, niños y adolescentes dependiente del Programa de Atención a Personas en Situación de Calle del Mides. Es una casa hermosísima, que hace tal vez más de cien años una familia construyó ilusionada para estar en la distinguida área de las quintas y villas del arroyo Miguelete. Ahora, ella, aún sobe...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente