“No es momento de críticas” – Brecha digital

“No es momento de críticas”

Con motivo de la conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora, Sissy Vovou -feminista y una de las fundadoras de Syriza- respondió en Barcelona a la polémica falta de ministras en el nuevo gabinete de Tsipras y analizó las políticas de género de su partido.

Sissy Vovou. YouTube

Vovou es toda una referencia dentro de los movimientos de izquierda de Grecia y Europa: formó parte del Movimiento Autónomo de Mujeres, de la Marcha Mundial de las Mujeres y del Forum Social Griego, además de haber creado uno de los partidos que conformó la base de Syriza y ser –hasta el año 2012– su responsable de políticas feministas. En 2013 se presentó como candidata a la presidencia de la agrupación, enfrentándose a Alexis Tsipras, y hoy es miembro del comité central del partido que desde hace un mes gobierna el país.

Con la autoridad de tamaña trayectoria –y a la vez la humildad de una genuina luchadora–, Sissy Vovou abordó, no bien empezó la charla, el punto que –tras asumir Syriza el gobierno de Grecia– más críticas levantó, incluso entre sus férreos seguidores: la falta de mujeres en el nuevo Ejecutivo heleno.

En un partido formado por 13 organizaciones, de las cuales un 60 por ciento son hombres y un 40 por ciento mujeres, y cuyos pilares, según explica Vovou, están representados en los tres colores de su bandera (verde: la ecología; rojo: la izquierda; lila: el feminismo), llama la atención la decisión de Tsipras de no incluir a ninguna mujer entre sus 11 ministros y sólo a seis entre los 30 viceministros. “Esta ha sido la voluntad de Syriza y no es una política correcta”, afirma Vovou. “El contenido feminista del partido en los últimos tiempos ha ido decayendo. En 2007 fundamos una red organizada de mujeres dentro de Syriza que luego, en 2012, fue disuelta porque algunos de los candidatos mostraron falta de sensibilidad hacia la causa feminista y, aunque seis meses más tarde se creó la Comisión de Género y Políticas de Igualdad, sus iniciativas ya no fueron tan intensas como las de antes”, explica.
Sissy Vovou cuenta que desde la cúpula de Syriza se responde a las protestas que en torno a esto le llegan, tanto desde dentro como fuera de la formación, que “no es momento de críticas porque se está atravesando una situación muy complicada, marcada por las duras negociaciones con la troika”. Conforman la troika de acreedores el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Ante la impotencia que las feministas griegas sintieron por la poca receptividad hacia sus reclamos, la activista griega se mostró muy agradecida con las 66 organizaciones feministas españolas que mandaron cartas a Tsipras quejándose de la baja cuota de mujeres en el gobierno. “El presidente debe saber que desde el resto de Europa se lo está observando en este sentido también”, recalcó. Vovou, a su vez, confesó que la indignación ante este hecho fue mucho mayor en el exterior que en su propio país y que en España el movimiento feminista, por su alto grado de organización y de implicación activa, es un modelo a seguir para sus pares helenas.

Más allá de las críticas por el escaso número de ministras, lo cierto es que el partido de Tsipras en su congreso fundacional celebrado en julio de 2012, además de sentar las bases de un proyecto dirigido al aumento del gasto social, el acceso a la sanidad, la educación, el agua y la electricidad para toda la población, la instauración de una renta básica y el desarrollo sostenible como principales ejes, también creó una hoja de ruta sobre igualdad de género. “En el mes que llevamos en el gobierno sólo hemos podido dedicarnos a intentar defendernos de las terribles presiones de la Unión Europea y a evitar que la troika se quede con lo único que le interesa, todo nuestro dinero”, advierte Vovou. “Pero nosotros vamos a implementar nuestro programa completo. Necesitamos tiempo y, sobre todo, cambios en Europa. Los primeros en España, con las próximas elecciones”, clama la activista.

Vovou aclara que para que el programa de igualdad de género propuesto por Syriza se pueda llevar adelante hay ahora mismo dos problemas: la falta de fondos y la poca incidencia en la toma de decisiones políticas de las mujeres que forman parte de la administración, donde sí hay una presencia destacada del sector femenino. “Los cargos que desempeñan no les confieren la suficiente responsabilidad como para implementar las políticas de igualdad incluidas en el programa de Syriza”, explica Sissy.

Pero, sin duda, el principal obstáculo al que se enfrenta el nuevo gobierno griego es la escasez de recursos. “No disponemos del dinero necesario para implementar nuestras políticas sociales –alerta la activista– y lo mismo les sucede a los sindicatos, que no pueden por eso poner en marcha sus programas de igualdad dentro de las empresas o las campañas de sensibilización adecuadas para prevenir la discriminación laboral.”

Así las cosas, la feminista griega no duda en reiterar, antes de acabar su conferencia, el propósito fundamental de su visita a Barcelona: fortalecer los vínculos con España porque, asegura, “Grecia necesita, más que nunca, el apoyo del resto de los países de Europa para enfrentar las terribles presiones de la troika”. Desde el público no se la quiere dejar ir y alguien le pregunta sobre sus expectativas ante las elecciones generales de noviembre. Sissy responde: “Soy consciente de que en España no hay un solo frente de izquierdas, sino muchos. Y las expectativas –tanto desde Syriza como desde otros partidos anticapitalistas europeos– son que estos grupos sean capaces de confluir para construir un gobierno de izquierdas, porque cuantos más gobiernos de izquierdas haya en Europa, más fácil será tumbar las políticas neoliberales que nos asfixian”.

(Tomado de Página 12 por convenio.)

Artículos relacionados