Edición 1509 Suscriptores

Si me das a elegir…”

En España, en la enorme mayoría de los casos de penalización de menores de 18 años se aplica una amplia gama de medidas alternativas a la prisión. ¿Resultados? Sorprendentes niveles de reinserción social y establecimientos de reclusión de menores que deben recortar sus plazas por falta de clientes.

Competencia deportiva entre centros de menores infractores organizada por la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor. Foto COMUNIDAD DE MADRID

En españa la mayoría de edad legal se obtiene a los 18 años, aunque los menores de entre 14 y 17 años son imputables penalmente, aplicándoseles penas diferenciadas de las de los adultos. Según la gravedad de la infracción, estos menores pueden ser castigados con medidas de internación en régimen abierto, semiabierto o cerrado –siempre en instituciones carcelarias separadas de las de los adultos–, si bien la ley considera que las medidas de reclusión se aplicarán sólo en casos excepcionales.

También se imponen medidas alternativas a la reclusión, como la obligación de concurrir a un centro de día o de convivir con otra persona, grupo familiar o educativo, la permanencia durante el fin de semana en un centro de menores, o la prohibición de aproximarse o comunicarse con las víctimas de su ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después