Una falsa ecuación democrática - Brecha digital
Edición 1537 Suscriptores

Una falsa ecuación democrática

Durante décadas se ha afirmado que la participación ciudadana es sinónimo de mayor y mejor democracia. Veamos qué revelan en ese sentido las experiencias de presupuesto participativo y concejos vecinales en Montevideo, Porto Alegre y Rosario.

El presupuesto participativo (PP) como política de cogestión de los recursos públicos se presupone una herramienta clave en el mejoramiento de la calidad de vida urbana y de consolidación de los lazos sociales. Y por tanto, se constituye como una herramienta que posibilita mejorar los niveles de bienestar urbano, es decir que crea posibilidades de luchar por las condiciones urbanas. Considerando que la ciudad excede la dimensión material, los flujos relacionales –los ­vínculos entre ciudadanos y territorios– representan una dimensión constitutiva de ella, que incluso tiene mayor potencial de invención o creación que la primera.

En ese sentido, la implementación del PP en las tres experiencias que analizamos revela sus límites en términos de redistribución de los bienes públicos, y por t...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera