Edición 1657 Suscriptores

A la gorra

Son cerca de doscientos los artistas que hacen del transporte público montevideano un escenario donde exhiben su talento. Para muchos, además de su principal fuente de ingresos, es una forma de libertad y un encuentro con su vocación, aunque no siempre el público los celebre.

Kevin Velazco rapea en un ómnibus de la línea 14 / Foto: María Inés Hiriart

Lo había alcanzado una epidemia asoladora. Como muchos otros, no encontraba su lugar en el mundo y creía que iba a pasarse la vida en trabajos aburridos. Se sentía infeliz y mediocre. Estaba deprimido.

A Nataniel Rodríguez lo salvó la música. “La música es amor/ es son y sol de todo un pueblo/ la música es valor/ calor y voz del cielo al suelo”, convence hoy a sus 27 años. El rapero es uno de los tantos artistas que hacen de la labor en el ómnibus su principal fuente de ingresos y una alternativa al patrón y al reloj. Apoyado por sonidos que escapan de su boca –beat box– y una pista salida de un parlante, pide palabras a los pasajeros y les devuelve rimas, esparciendo por el pasillo del coche un poco de cultura hiphopera.

Para él, el arte es una herramienta de transformación social, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente