A mi juego me llamaron - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

A mi juego me llamaron

Con Javier Daulte Jugar se debe el arte de tal suerte que vivo quede en la muerte, podría ser una rima de cabecera para el consagrado dramaturgo, director y actor argentino Javier Daulte, que cruzó a esta orilla para ver la puesta de un texto suyo, La felicidad, por El Galpón.* El teatro es una inutilidad próxima a la estupidez, sólo justificable por la fidelidad a sí mismo, dice. Y conviene destetarlo pronto.   —Es la quinta vez que elencos uruguayos montan una obra tuya, ¿cómo ves el desempeño de los actores locales en relación con el naturalismo característico de los argentinos?—Lo primero a señalar es que me siento muy honrado con las puestas que mencionaste, con la consideración que me dispensan teatros tan prestigiosos como El Galpón y el Circular. Los estilos de actuación re...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia