Debate abierto Suscriptores

A propósito del incumplimiento de la ley

Siempre que hay poder hay sometimiento, y en última instancia explotación. La industria de la salud y sus aliados, la farmacéutica y la tecnología médica, adquirieron enorme poder en las últimas décadas, no sólo económico.

El marketing de esas empresas manipula mitológicamente a las enfermedades creando verdades y necesidades sanitarias innecesarias. El equilibrio de fuerzas que impide la acción desmedida del poder se logra, aunque no siempre, a través de las leyes.

Según Michel  Foucault,“Eesas producciones de verdades no pueden disociarse del poder y de los mecanismos del poder, porque estos últimos hacen posibles, inducen esas producciones de verdades y, a la vez, porque estas mismas tienen efectos de poder que nos ligan, nos atan”.

En el siglo XX la investigación médica sobre los seres humanos se extendió como nunca antes en la historia y transformó al ser humano en objeto de estudio y experimentación, lo cual si bien generó un conjunto de recursos de enorme valor, no tomó en consideración los dere...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente