Sociedad Suscriptores

Abran las puertas

Denuncias de abusos y explotación sexual de adolescentes, suicidios, infantilización, son riesgos permanentes en los hogares del INAU. Una de las metas del directorio actual es “desinternar” –especialmente a 2.500 niños que tienen entre 0 y 5 años– mediante familias de acogida, y promover la creación de centros abiertos que generen experiencias de autogestión y autonomía progresiva en quienes están por alcanzar la mayoría de edad. En un libro de reciente publicación la organización La Barca presentó su experiencia.

Pablo Domínguez y Diego Silva en La Barca / Foto: Juanjo Castell

Aunque pocas, algunas organizaciones están gestionando centros de protección de tiempo completo (ex hogares de amparo de 24 horas) utilizando modelos diferentes al tradicional. Y a través de llamados públicos del Inau, comienzan a gestionar también centros de acogimiento y fortalecimiento familiar (Caff), cuyas experiencias piloto comenzaron en el año 2013. Los Caff son centros de residencia transitoria para un número pequeño de niños y adolescentes, pero también son centros de asesoramiento para las familias biológicas y de acogida, espacios donde se trabaja la revinculación familiar, o las alternativas (como los proyectos de autonomía) si esa reunificación no es posible.

La Barca es una organización social que trabaja con familias, niños y adolescentes, y que gestiona distintos proyec...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Protesta y circo mediático en Cuba

La «revolución» más extraña del mundo

Mundo Suscriptores
alberto Fernández profundiza el modelo extractivista

Trigo transgénico, megaminería y uranio para los (malos) negocios argentinos

Mundo Suscriptores
El «imperialismo económico» de China

Un dragón rojo sobrevuela África

Críticas Suscriptores
Primera novela de Gonzalo Baz

Bucarest, Varsovia y Sofía