El abrazo a la luz de la portátil – Brecha digital
Cultura Suscriptores

El abrazo a la luz de la portátil

Ya que guardás sus apuntes por qué no hablamos, antes de la muestra,¹ del hombre que dibujan, le propuse a Damián Romero, hijo del artista plástico Nelson Romero. Nos encontramos un sábado a mediodía en una plaza de barrio de San José, agradecido yo de que un psicólogo aceptara revivir al padre, diligente él en extraer hojas de Romero de una bolsa de nailon.

Damián, Nelson e Inés Romero / Foto: Gentileza Damián Romero

—Hay muchos textos ahí, ¿por qué decidieron, con tus hermanos, difundir sólo diez?

—Lo decidimos con mi hermana menor, Inés; con los dos medio hermanos nunca tuvimos buena relación. Di con este material luego de la muerte de mi viejo, cuando hubo que desalojar la casa que alquilaba e hicimos la división familiar de los infinitos dibujos que quedaron. Dije que yo guardaba y me hacía responsable de estos escritos que abarcan desde abundante poesía y fragmentos biográficos hasta sátiras mordaces.

—¿Cuándo falleció?

—Veintiuno de noviembre de 2012, están por cumplirse cinco años.

—El relato “Las sierras de Mahoma” tiene tintes jucequianos.

—Un humor absolutamente complementario con su obra plástica, que lo llevó a ganar en 1985 una bienal de la sátira y el humor en Bulgaria.

...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?