Abriendo cabezas - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Abriendo cabezas

Lo primero que conviene al lector de “Ante todo no hagas daño”, de Henry Marsh, es olvidarse de la esperanza de descubrir a un nuevo Oliver Sacks. Lo segundo es armarse de valor. Y es que las memorias de este neurocirujano nacido en Oxford en 1950 son, en todo sentido, removedoras.

Henry Marsh / Foto: Facebook

Si el libro de Marsh fuera un policial, lo ubicaríamos sin dudarlo en la línea hard boiled. Nada de remilgos: el doctor Marsh es de la línea dura y llama a las cosas por su nombre. Esto puede resultar particularmente crudo tratándose de historias médicas, pero ese es justamente el punto. Marsh­ quiere hablarnos de su trabajo, que consiste, básicamente, en serrucharle el cráneo a otras personas y manipular sus cerebros. La mayor parte de las veces salva vidas. O al menos las alarga y mejora. Pero Mar­sh­­ no está interesado en contarnos sus éxitos, sino sus fracasos.

Esto es evidente desde la primera frase del libro, que es título y epígrafe. “Ante todo no hagas daño” es un conocido precepto médico atribuido frecuentemente a Hipócrates que mandata a no imponer ningún tratamiento a un pac...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón