Edición 1462 Suscriptores

Ahora es el momento

“Una cuestión de tiempo” Ya se ha dicho que a la mayor parte de las comedias de cualquier origen que asoman en la cartelera les falta ingenio y les sobra vulgaridad, una generalización que el guionista inglés Richard Curtis había sabido eludir en un par de títulos como Cuatro bodas y un funeral (1994) y Notting Hill (1999). Una habilidad especial para delinear personajes dispares le volvió a servir poco después para concebir Realmente amor (2003), una historia más complicada que él mismo dirigió aunque pagando alto precio por el exceso de ambición que traía consigo un complejo entrecruzado de episodios y demasiada gente involucrada en una trama que no lograba controlar. En la presente oportunidad, sin embargo, la ocurrencia de que alguien tenga el poder de volver atrás en el tiempo para...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape

Sociedad Suscriptores
Nace una coordinación permanente de ollas populares

Aguantar la olla