Cultura Suscriptores

Ante la obra de Juan José Saer

En su zona –Santa Fe, Rosario, Serondino– organizaron un “año Saer” que culminará el 28 de junio de 2017, día en que el autor de El limonero real cumpliría unos inverosímiles 80 años. Desde esta orilla del río, decidimos no ser menos y defender nuestra adhesión y nos autoinvitamos a la celebración. Aquí, en Brecha, repasando su ciclo narrativo (Oscar Brando) y remontando el río de su ancho ensayo (Martín Bentancor).

Saer por Ombú.

La elección es muy difícil. Me paro frente a la biblioteca y, aunque no los cuente, sé que hay 25 títulos originales, 25 libros con el sello Saer que, de tener unas doscientas páginas cada uno, sumarían cinco mil. Alguna vez las leí, y dicho así parece un alarde. Pero no lo es, hubo razones para hacerlo. Veo los primeros ejemplares que tuve, reediciones realizadas a principios de los años ochenta por el Centro Editor de América Latina: un tomo de Narraciones, Cicatrices, La mayor, El limonero real. Llegaron a mi casa a finales de esa década provenientes de Rosario, Argentina, donde Nicolás Rosa insistía hacía un tiempo en enseñar Saer en la Universidad. Saco el ejemplar de El limonero que se deshoja desde que lo agarré por primera vez. Lo abro al final para comprobar un recuerdo: fue mi pr...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente