Antropometría de la rosa – Brecha digital
Edición 1428 Suscriptores

Antropometría de la rosa

Marosa ante la crítica En 1993 Marosa di Giorgio gozaba de un reconocimiento alto, era ya la autora de culto a la que se alude hoy cada vez que se la nombra, pero eso no la disuadía de iniciar nuevas búsquedas. Fue ese año que publicó Misales, relatos eróticos que marcaron una modulación nueva en su obra. El talento no alcanzó sin embargo a mitigar el sacrificio que pagó Marosa, la intemperie de tantas noches de soledad que se sospechan detrás de su universo mágico y voluptuoso. Recuerdo que así, en términos de noches arduas, midió Juan Carlos Mondragón el precio que se exige a cambio del aura concedida a la estirpe de los raros. También la espera del artista es ardua. Aquel año acompañé a Marosa a una librería adonde el público había sido convocado por iniciativa de un librero fervoros...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Teatro y política

El tribunal de honor

Edición 1932 Suscriptores
La campaña para liberar a Julian Assange

La verdad como crimen

Edición 1932 Suscriptores
El sostenido avance de la marihuana legal en Estados Unidos

Otra guerra perdida

Edición 1932 Suscriptores
El perfil de los exmilitares que contactaron a Alejandro Astesiano

La botonera

Edición 1932 Suscriptores
El perfil del equipo de Garcé en la secretaría de inteligencia

Juegos de rol