Aplicación placebo – Brecha digital

Aplicación placebo

Con Eurocopa en marcha, las autoridades francesas decidieron tomar medidas más rigurosas en cuanto a seguridad, e implementar lo que vendría a ser un revulsivo milagroso, quizá una suerte de placebo para amortiguar la paranoia.

Se estima que asistirán unos dos millones y medio de aficionados a la Eurocopa, más otros siete millones de visitantes, durante todo el mes. Es por eso que surge en el país galo el dispositivo de antiterrorismo Sistema de Alerta e Información del Pueblo (Saip). La iniciativa del Ministerio del Interior surge a raíz de los ataques del 13 de noviembre de 2015 en París. Con el torneo continental de fútbol en marcha, las autoridades decidieron tomar medidas más rigurosas en cuanto a seguridad, e implementar lo que vendría a ser un revulsivo milagroso, quizá una suerte de placebo para amortiguar la paranoia.

La nueva propuesta se complementa con el ya existente sistema de seguridad, que dispone una serie de alertas, sirenas y protocolos policiales ante cualquier eventualidad de esta naturaleza. Pero esta aplicación prodigio disponible gratuitamente para móviles con sistemas Ios y Android, con idiomas francés e inglés, será capaz de notificar a ciudadanos y visitantes de un eventual atentado para que puedan resguardarse, con una breve descripción de lo que ocurre y una serie de recomendaciones agregadas, de acuerdo a la naturaleza de los hechos.

Ante cualquier presunción de las autoridades de posibles actos terroristas, el Saip enviaría una notificación a los móviles personales, con la frase “alerta atentado” en letras rojas. Para usar este software, el sujeto debe ser geolocalizado mediante el sistema de Gps del celular, a fin de indicar su posición con respecto de la zona de conflicto. Si alguien quisiera saber cómo se encuentran sus familiares o amigos en otras partes de Francia, Saip también puede calmar sus preo-cupaciones: no sólo evalúa su situación personal sino que permite que el usuario cargue ocho locaciones diferentes dentro del territorio francés para saber si sus seres queridos fueron afectados por el atentado.

Pero la información que llega al celular de la persona tiene cierta tardanza: quince minutos a partir de que el prefecto de la zona involucrada defina que existe una situación de riesgo para la población –como si fuese posible prever dónde y cuándo ocurrirán los atentados terroristas–. Además, como una consideración al usuario, la notificación no suena ni vibra, a fin de resguardar al individuo por si se encuentra muy próximo al área de peligro. Esto lleva a preguntarse entonces cómo se hará para alertar a los usuarios con carácter urgente, en caso de que no estén mirando la pantalla del celular en ese preciso instante…

Está previsto además que, en una segunda etapa y con actualización de por medio, el Saip sea un insumo a largo plazo para los ciudadanos. Entonces, además de la advertencia de atentados, ataques nucleares, existencia de productos peligrosos y de la ruptura de represas, se agregarían los avisos sobre fenómenos naturales como inundaciones, deslizamientos y tormentas de nieve.

Aunque polémica, esta medida ha sido defendida y justificada por las autoridades. Al respecto, el jefe del Servicio de Información del Gobierno (Sig), Christian Gravel, sostuvo que es necesario “aprender ciertos gestos para tener buenos reflejos ante el peligro, y Saip también sirve para eso”. También se argumenta que con este dispositivo se descongestionarían las líneas de emergencias ya que el usuario puede compartir en las redes sociales su situación en relación a lo que ocurre.

E incluso durante los partidos de la Eurocopa, los espectadores podrán también asistir a esta parafernalia de paranoia y control, recibiendo las advertencias de atentados por las pantallas gigantes de los estadios. Touché.

 

Artículos relacionados