Apostando a la ruina – Brecha digital

Apostando a la ruina

En este cuadro ilustrativo de la crisis de 2008 en Italia, cada uno de los personajes del film se ve completamente determinada por el dinero. Y en un momento en el que los capitales son sumamente volátiles, también parecerían serlo las vidas humanas.

En el mundo de la especulación financiera existe algo tan desagradable como potencialmente redituable, que es apostar a que un país o una empresa entre en quiebra y no pueda cumplir con sus deudas. Se trata de una operación complicada y difícil de explicar aquí, pero esta apuesta a la pérdida, llevada a cabo por magnates anónimos, suele traer consecuencias nefastas sobre los mismos países; el interés porque entren en default incentiva a que se propaguen noticias pesimistas o directamente falsas sobre su capacidad económica; esa situación puede propiciar una inestabilidad económica real y, mientras los especuladores salen ganando, todo el resto del mundo pierde.
Este movimiento es uno de los ejes fundamentales de esta brillante película.1 La acción se ambienta en la Italia berlusconiana de la burbuja financiera, y concretamente en Lombardía, su norte industrial. La tentación de las ganancias fáciles es lo que lleva a un pequeño empresario (Fabrizio Bentivoglio, increíble en su papel de chanta advenedizo) a invertir todo su dinero en un fondo buitre, regenteado por su consuegro millonario. “Tu banco me ofrecía un 3 por ciento de rentabilidad, él me ofrece un 40 por ciento. ¿Sabes lo que eso significa?”, resalta el personaje, justificándose en un diálogo con su interventor.

Un ciclista es atropellado en la ruta por un jeep, cuyo conductor se da a la fuga. Este desencadenante inicial da pie a tres capítulos, cada uno contado desde la perspectiva de un personaje diferente. Así es como se va tejiendo un ambicioso, dramático y elegante cuadro coral, ilustrativo de la crisis de 2008 en Italia y cómo ésta afectó a la totalidad del entramado social. Como haciéndole justicia a las teorías marxistas, la existencia de cada uno de los personajes del planteo se ve completamente determinada por el dinero. Y en un momento en el que los capitales son sumamente volátiles, también parecerían serlo las vidas humanas. El título refiere a la monetización de la vida de una persona, referida como el “valor económico potencial de la mayor capacidad productiva de un individuo, o del conjunto de la población activa de un país”, como se explica al final del metraje.

El planteo del director Paolo Virzì, (La prima cosa bella, Tutti i santi giorni) se nutre de grandes actuaciones, especialmente en los roles de los tres personajes centrales, a cada cual más interesante. A medida que van siendo presentadas, se van agregando capas de significado a la historia, desde una original perspectiva por la cual el espectador interpreta los hechos de la misma manera que los protagonistas, dándose cuenta en el siguiente episodio de sus propios equívocos y acercándose, en cada etapa, a una nueva verdad.

Curiosamente, la novela original de Stephen Amidon estaba ambientada en Connecticut, lo que habla de la universalidad de la historia y su idoneidad para denunciar un problema mundial de primer orden. “Apostamos a que Italia se hundiría y ganamos”, dice uno de los personajes en medio de una fiesta, dando cuentas de una antropofagia terminal, por la cual la clase alta se vale de medios indecorosos para erigir sus fortunas y la clase media, a su imagen y semejanza, es capaz de fagocitar a sus vecinos con tal de ascender socialmente. Mientras unos y otros cometen crímenes contra poblaciones enteras manteniendo una perfecta impunidad, las clases bajas siguen pagando por crímenes comunes, en carne propia y sintiendo la ley con toda su inclemencia.

1. Il capitale umano. Italia/Francia, 2013.

Artículos relacionados