Apuntes en el Expreso Pocitos - Semanario Brecha
Edición 1406 Suscriptores

Apuntes en el Expreso Pocitos

IUn café renegrido, áspero, dulce, del que se acepta sólo el primer sorbo como un remedio imprescindible, como una prenda a pagar en un juego, como un peaje aceptado con gusto con tal de estar allí, pasando el tiempo entre otra gente, ajena, próxima, mirándolos. Mirándolos y viendo, al fondo, el mar.   IIHablaban furiosamente quietos, con rápidas ráfagas de palabras letales: —Yo te dije– le dijo. —Esperé que dijeras– murmuró con labios apretados.—¿Entonces, nunca?—Nunca.Murieron los dos sobre la mesa. Se fueron sin ser más los que ahí quedaron. IIIFumabas mirando hacia la puerta del bar. Fumabas moviendo con cansancio tu larga mano con pulseras de oro. Cuánto debían pesarte. El gesto lento descorría un telón sobre tu cara triste. Finalmente vino. No lo viste. IV¿Viste que ya llegué...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia