Atípica - Brecha digital
Destacados Suscriptores

Atípica

A diferencia de muchas de las reuniones de este tipo, esta de las Américas que se realizó el fin de semana pasado en Panamá sí fue una cumbre “histórica”; sobre todo por el saludo entre Obama y Castro y también por cómo se acomodaron, en el sur del continente, los zapallos en el carro.

Foto: AFP, Mandel Ngan

La foto tan anunciada en la previa finalmente tuvo lugar, y también un breve encuentro seguido de efectos concretos: los presidentes de Estados Unidos y Cuba se dieron la mano ante cámaras, dijeron lo que se tenían que decir, seguramente en función de un libreto prenegociado y acordado, y a los pocos días empezaron a verse los resultados. Así, tras detallar con minucia la historia reciente de Estados Unidos en relación con la isla y el continente, su apoyo al terrorismo de Estado y a “gobiernos neoliberales”, Raúl Castro tuvo el cuidado de sacar de la troya al estadounidense: “Estoy convencido de la honestidad del presidente Obama” y de que “nada tiene que ver” con esa historia, dijo. También le tendió la mano al mulato presidente estadounidense el venezolano Nicolás Maduro: se reunió diez...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera