En busca del poeta perdido - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

En busca del poeta perdido

“¿No has oído hablar de Cardoso?” se propone a sí misma desde su contratapa como la mejor novela del año, pero lo hace con suficiente desenfado como para insinuar que es una broma… o quizás no. Esa ligereza, entre lo pretencioso y la voluntad de reírse de sí misma, es la base rítmica sobre la que se construye.

¿No has oído hablar de Cardoso?, de Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz. Tajante, Montevideo, 2015. 216 págs

“Si le interesa mi dinero, deduzco que no busca ser rico. Le podría confeccionar una nómina de mucho más acaudalados que yo. Si lo que le interesa es mi mujer, ponga su precio. Si lo que lo cautiva es, como dice, mi ‘pasado como poeta’, no entiendo por qué diablos vino disfrazado de ninja. En cambio, si el objeto de su visita está relacionado con la organización que me persigue día y noche, entonces, explíqueme qué mierda quieren. Pero por escrito.”

Este es uno de los párrafos de la misiva con la que comienza la novela, y aunque el lector deberá esperar hasta la mitad del libro para entender cabalmente su contenido o su origen, impone la tónica de la historia: burlona, ligera y llena de golpes de efecto.

¿No has oído hablar de Cardoso? se propone a sí misma desde su contratapa como l...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada