Carta abierta sobre el viaje de Yamandú Orsi a Israel - Semanario Brecha

Carta abierta sobre el viaje de Yamandú Orsi a Israel

Prof. Yamandú Orsi
Intendente de Canelones

Nos dirigimos a usted para expresarle nuestra sorpresa por su decisión de aceptar la invitación para visitar Israel en un momento en que existe un consenso internacional creciente de que ese país mantiene un régimen de apartheid. Así lo señalan informes de tres relatores especiales de la ONU para los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados (Falk, Lynk, Albanese), varios comités especializados de la ONU, las principales organizaciones de derechos humanos palestinas, israelíes e internacionales (entre ellas, Al Haq, B’Tselem, Human Rights Watch, Amnistía Internacional), la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard e incluso varios israelíes (intelectuales, exministros, exdiplomáticos y exjerarcas civiles y militares).

Y en un momento, además, en que Israel tiene el gobierno más ultraderechista y racista de toda su historia, un gobierno que se propone, mediante un golpe de Estado, acabar con la independencia de poderes, y en el que algunos de sus ministros (exconvictos por pertenecer a organizaciones terroristas) declaran abiertamente su intención de anexar la totalidad del territorio palestino y deshacerse de la población árabe nativa, en abierta violación de las resoluciones de la ONU y del derecho internacional.

Es sabido que estas invitaciones oficiales son operaciones de propaganda destinadas a limpiar la deteriorada imagen internacional de Israel, blanquear sus crímenes de guerra y de lesa humanidad contra la población palestina y legitimar el apartheid. Estos viajes oficiales, además, suelen ir acompañados de la firma de acuerdos de intercambio y cooperación, los cuales contribuyen a normalizar al régimen de apartheid y a fortalecer así al victimario, en lugar de solidarizarse con sus víctimas.

El pueblo palestino lleva décadas pidiendo a la comunidad internacional que no colabore con el blanqueo del apartheid israelí, sino que, al igual que hizo con el de Sudáfrica, lo sancione y aísle. Además, Uruguay, como firmante del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (aprobado por ley 17.510, del 27 de junio de 2002, y ley 18.026, del 25 de setiembre de 2006), tiene la obligación legal no solo de no colaborar con un régimen de apartheid, sino de trabajar activamente para ponerle fin. Lo recordaba recientemente la jurista Francesca Albanese, relatora especial de la ONU para los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, en el conversatorio del 21 de agosto llevado adelante en la Universidad de la República. Y lo señalan en sus recomendaciones los informes internacionales sobre el apartheid israelí.

Concretamente, Amnistía Internacional afirma: «Con la no adopción de ninguna medida significativa para que Israel rinda cuentas de sus violaciones y crímenes de derecho internacional sistemáticas y generalizadas contra la población palestina, la comunidad internacional contribuye a debilitar el orden jurídico internacional y ha alentado a Israel a que siga perpetrando crímenes con impunidad. Los gobiernos y los actores regionales, concretamente los que gozan de relaciones diplomáticas [con Israel] no deben respaldar el sistema de apartheid ni prestar ayuda o asistencia para mantener este régimen, sino cooperar para poner fin a esta situación ilegítima. Como primer paso, deben reconocer que Israel está cometiendo el crimen de apartheid y otros delitos de derecho internacional, y usar todas las herramientas políticas y diplomáticas para garantizar que las autoridades israelíes implementan las recomendaciones expuestas en este informe, y revisar toda la cooperación y las actividades con Israel para asegurarse de que no contribuyan a mantener el sistema de apartheid. Por último, […] Amnistía Internacional pide a los Estados que instituyan y hagan cumplir la prohibición de productos procedentes de las colonias israelíes».

Esperamos que usted, como intendente de Canelones y candidato a la presidencia de Uruguay, y como persona de conciencia con una visión del mundo basada en la libertad, la justicia y la igualdad para todos los pueblos, sepa rectificar esta decisión equivocada, reconozca que Israel es un Estado de apartheid y actúe en consecuencia, tal como indican la ética y las obligaciones de Uruguay como integrante de la comunidad de las Naciones Unidas.

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
Netanyahu, Estados Unidos y el camino al desastre israelí

«Todo lo demás puede arder»

La masacre del 7 de octubre, Brecha y las mentiras de la propaganda de guerra

¿Cuánto horror justifica un genocidio?

El conflicto diplomático entre Chile e Israel

En su laberinto

Edición 1999 Suscriptores
En pleno ataque a Gaza, Israel expande sus colonias en territorios palestinos

Y mientras tanto, en Cisjordania…

Edición 1998 Suscriptores
La masacre de la harina y la hambruna en Gaza

Inalterada impunidad