Cierra un ciclo

La sección Papelera de Reciclaje se despide con ésta, su última entrega. Un sitio de catarsis, de análisis, de opinión, de purga; el espíritu de la papelera continuará disperso, a lo largo y ancho de las páginas de Brecha.

Papelera.

Esta sección se despide con ésta, su última entrega.

Durante tres años este sitio fue un espacio en el que nos sacamos las ganas de escribir sobre curiosidades, noticias extrañas, bizarradas de las que oíamos hablar y que nos interesaba seguir escrutando. Así es que descubrimos payasos diabólicos, servicios web de sicarios, aire embotellado, un cementerio de videojuegos, muchos drones y robots, nos introdujimos en las delicias del porno extremo japonés y sufrimos atracones varios debido a la ingesta masiva de nuevas tecnologías. Escribimos sobre sexo, drogas y rocanrol pero también de literatura, cine y series, ambientalismo, tendencias, polémicas instaladas en la agenda y mucho feminismo. De a ratos nos supo tomar la seriedad y hablamos de temas graves y dolorosos, pero el semblante adusto nunca nos duraba mucho tiempo.

Por estas páginas se sucedieron varias de las mejores plumas de Brecha: Ana Inés Larre Borges, María José Santacreu, Rosalba Oxandabarat, Samuel Blixen, Rosario Touriño, Daniel Erosa, Mariana Contreras, Daniel Gatti, Alma Bolón, Eliana Gilet, Raúl Zibechi, Salvador Neves, Sofi Richero. Tanto Dina Yael como Cecilia García supieron colaborar sostenidamente, contra viento y marea, siempre atentas para explayarse en cuanto tema las encaprichara o envenenara, a veces salvando la sección de sus circunstanciales y cíclicas ausencias de voluntarios. Fuimos sitio de catarsis, de análisis, de opinión, de purga, y también de cierta liviandad. A la papelera fueron a parar artículos muy dignos, y también otros que no tanto.

Pero nada dura para siempre, a veces las propias inercias se desgastan, los entusiasmos se enfrían y las dinámicas internas de un semanario vuelven imposible la continuidad de un proyecto.

De todos modos, el espíritu de la papelera continuará disperso, a lo largo y ancho de las páginas de Brecha.

Artículos relacionados