Mundo Suscriptores

Condena y exculpación

La justicia federal argentina sigue echando luz sobre el entramado de operaciones clandestinas de las dictaduras del Cono Sur. La tercera y cuarta partes del expediente Orletti tuvieron sentencia el lunes 11, y del juicio surgen nuevas pistas para investigar aspectos ocultos del Plan Cóndor.

Gerardo Gatti junto a Washington Pérez en junio de 1976 en Orletti, cuando los represores exigían 2 millones de dólares al Pvp a cambio de la supuesta liberación de su máximo dirigente y enviaron fotos para probar que Gatti estaba con vida / Foto: Pvp

Los secuestros de los uruguayos Gerardo Gatti Antuña, Victoria Grisonas y Julio César Rodríguez Rodríguez, y los argentinos Manuela Santucho, Cristina Navajas de Santucho, Gustavo Adolfo Gayá y Ana María del Carmen Pérez, y el asesinato de Estela María Moya de Gayá, fueron dilucidados por el Tribunal Oral número 1 de Buenos Aires. Todos ellos fueron víctimas del Plan Cóndor en el centro clandestino de detención Automotores Orletti en 1976.

Los responsables condenados son los policías federales Rolando Oscar Nerone, Oscar Gutiérrez y José Néstor Ferrer, y el ex agente de la Side César Alejandro Enciso. Nerone y Gutiérrez fueron condenados a seis años por el secuestro de Victoria Grisonas. José Ferrer fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de Estela Moya y los secuestros de Gust...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Sobre Sontag. vida y obra

Échale la culpa a Susan

Críticas Suscriptores
Nuevo policial de Renzo Rossello

Esa oscura y entretenida confirmación

Críticas Suscriptores
Mujeres que hacen historia

Popurrí de retazos

Mundo Suscriptores
Días aciagos para Donald Trump

Cuesta abajo

Mundo Suscriptores
El dinero que financia el trumpismo

Rostro de piedra