Continuará

Finalmente fue Benoît Hamon quien venció en las primarias del Partido Socialista francés el domingo pasado (véase última edición de Brecha), y será candidato de esa fuerza política, hoy en el gobierno, en las elecciones presidenciales de abril-mayo de este año. Hamon derrotó al actual primer ministro, Manuel Valls, y apenas supo su victoria dijo que “ahora sí la izquierda asumirá la conducción del PS”, en alusión al giro a la derecha dado por su partido desde que asumió el presidente François Hollande. Su segundo gesto fue tender la mano a otros partidos de izquierda, como el Frente de Izquierda conducido por el ex socialista Jean-Luc Mélenchon, y los verdes, para “construir una alternativa” tanto frente a la derecha “tradicional”, que en abril presentará como candidato a François Fillon, como a la más extremista, liderada por la presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen. Los últimos sondeos no son favorables a los socialistas: quedarían excluidos de la segunda vuelta de la elección, en la que se enfrentarían Fillon y Le Pen, con ventaja para ésta tras los escándalos que afectaron al ex primer ministro de Nicolas Sarkozy.

Durante la campaña, Hamon y Valls defendieron posiciones opuestas. El vencedor se presentó como “defensor de una izquierda total que no renuncia a la utopía”, mientras el segundo, que se dice social-liberal y pretende cambiar el nombre del PS, dijo que su adversario representaba a “una izquierda que mira hacia el pasado y no es creíble”. Valls puso el acento en combatir a la extrema derecha “sacándole argumentos” (una opción que se tradujo, en realidad, en incorporar muchas de las propuestas de los ultras en materia de inmigración y de seguridad), al tiempo que Hamon defendió “políticas alternativas” tanto en lo relativo a inmigración y seguridad como en la línea económica del gobierno. De todas maneras, la interna fue incapaz de seducir al propio electorado socialista, cuya participación estuvo muy por debajo de ocasiones anteriores.

 

Artículos relacionados