Cultura Suscriptores

Correspondencias

Hubo un tiempo en que las cartas –demoradas, esperadas– iban y venían entre la gente, y que modelaron y crearon el amor. Ahora que han sido sustituidas por formas más veloces, su ausencia permite ver su rastro en la literatura. En los relatos de Onetti, en los poemas de Idea Vilariño.   Al final de su vida, Idea escribió un prólogo a las Cartas de amor de Delmira Agustini donde mide esas “pocas cartas de amor auténtico, su discurso apasionado y serio”, que fueron las que provocó Manuel Ugarte. Concluye diciendo: “Tal vez fueron dos seductores jugando una partida”. La frase regresa como un bumerán cuando pensamos en su relación con Onetti.Tal vez fueron Idea y Onetti dos seductores jugando una interminable partida de cartas. Apostando fuerte. Fue un amor en la distancia. Muchos opin...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?