cruces de poesía (34) - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

cruces de poesía (34)

De adentro, un disco compacto con poesías y narraciones leídas por sus autores pone nuevamente en circulación algunos de los surcos de ese “patrimonio sonoro” que es el catálogo literario de Ayuí. De afuera: la antología de la poeta uruguaya Ida Vitale que Ediciones de la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional de España publicó a fines de 2015.

De adentro

LA VOZ Y LA PALABRA. Un disco compacto con poesías y narraciones leídas por sus autores pone nuevamente en circulación algunos de los surcos de ese “patrimonio sonoro” que es el catálogo literario de Ayuí.

El soporte impreso que lo acompaña, un objeto cuyo diseño agradece la vista y cuyo papel apacigua el tacto, permite tener a mano elementales fichas biográficas y, sobre todo, ir leyendo a la vez que se escucha. Un ejercicio que “permite apreciar otras tonalidades” de lo escrito, como bien se señala en la página de presentación.
Pero la innegable virtud que tiene la sumatoria de letra y voz pierde fuerza cuando se cae en la cuenta de que la selección de escritores y textos de esta propuesta conjunta de Ayuí y Banda Oriental, dos de las usinas culturales más importantes d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia