Cruces de poesía (36) - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Cruces de poesía (36)

Miguel Ángel Olivera organiza en “El león que ruge en mi paladar” las ars poética que ha escrito desde 1963 a 2014, obteniendo como resultado un libro de inusual intensidad y belleza. De afuera, “Gelman. Un poeta y su vida” -el libro que el escritor argentino merecía-, y el recuerdo a la polaca Wislawa Szymborska.

De adentro

ARTE(S) POÉTICA(S). Miguel Ángel Olivera organiza en El león que ruge en mi paladar (editado por Yaugurú) las ars poética que ha escrito desde 1963 a 2014, obteniendo como resultado un libro de inusual intensidad y belleza.

León que sabe que “a la poesía la carga el diablo pero la empuñan los ángeles” presenta y glosa en estas páginas sus varias “declaraciones de amor y de guerra” de una poesía política pero sin renuncias estéticas, una poesía que reclama una política poética que no peque de ingenua.

En uno de los primeros textos, “Leonera o los cuatro elementos”, se cruza por derecho propio con Juan Gelman, y luego confirma ese léxico de afinidades en “Pan/fleto para el día de la poesía”, poema que vibra como ha de vibrar el rugido que da título al libro. En muchas par...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2004 Suscriptores
Las inversiones de las empresas públicas en el actual período de gobierno

Se enfrían

Edición 2004 Suscriptores
Mario Bergara renunció a la pretensión de ser el presidenciable del FA

La fuerza de los dos polos

Edición 2004 Suscriptores
El MI no le respondió al Senado sobre la actuación de Capretti en el caso Astesiano

Si pasa, pasa

Edición 2004 Suscriptores
Uruguay batió un récord en la importación del principio activo de la Ritalina en 2023

Quédese quieto

Edición 2004 Suscriptores
Con Karina Batthyány, sobre el Sistema Nacional de Cuidados

«No solo no se avanzó, se retrocedió»