Destacados Suscriptores

Cruzando los alambrados

Con su lenguaje directo, cargado de refranes toscos, su revalorización del pobre y su elogio de la sencillez, Mujica se convirtió en una opción verdadera, única, convenciendo a aquellos que habían estado próximos a votar a Tabaré Vázquez en las anteriores elecciones.

Mujica por Ombú

Mi padre falleció unos días después de que José Mujica ganara las elecciones. Unos meses antes, cuando el hombre que ahora se apronta a dejar el cargo visitó el pueblo, mi padre se acercó a saludarlo, llevándole como presente un ejemplar de mi primer libro. La dedicatoria decía algo como “Para nuestro futuro presidente, etcétera”.

Durante la campaña electoral, incluso antes, durante su gestión como senador y como ministro, Mujica comenzó a conquistar a una masa de votos muy particular: hombres y mujeres que, como mi padre, rondaban los 60 años, ocupados en labores campesinas, religiosos votantes de los partidos tradicionales, prontos a retirarse con jubilaciones paupérrimas, cansados de escuchar promesas y de ver cómo las oportunidades ni siquiera se esfumaban porque, simplemente, nunca...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
El presupuesto de la Udelar

Todo gasto es político

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape