Cuando la Iglesia intentó ser progresista - Semanario Brecha
Edición 1403 Suscriptores

Cuando la Iglesia intentó ser progresista

El 11 de octubre de 1962 se iniciaron la sesiones del Concilio Vaticano II, la instancia que marcó un quiebre en la relación de la Iglesia Católica con el mundo. A partir de entonces miles de cristianos se sumaron a las filas de los movimientos de liberación en América Latina y hasta algunos sacerdotes tomaron las armas como opción revolucionaria. Nacía la Iglesia progresista.   “Quiero abrir las ventanas de la Iglesia para que podamos ver hacia afuera y los fieles puedan ver hacia adentro”, dijo Juan XXIII una mañana de enero de 1959. Sus interlocutores, unos soberbios cardenales, permanecerían estupefactos ante un papa con el cargo recién estrenado que anunciaba entonces su intención de convocar a una reunión del catolicismo universal para modificar una estructura de casi mil año...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia