Cuando sólo queda la rabia - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Cuando sólo queda la rabia

El 14 de junio: un hombre ataca a cuchillazos a un policía en su casa de las afueras de París, lo degüella, y luego a su mujer, delante del hijo de la pareja. Filma todo, paso por paso, lo sube a Internet en “tiempo real” y lee una proclama yihadista. Horas después el Estado Islámico (EI) asume el ataque como propio y a su autor como un “soldado” de la organización.

Foto: AFP, Wisam Sami

Dos días antes, en Orlando, Estados Unidos, otro hombre, también actuando solo, acribilla a balazos a decenas de personas que asistían a una fiesta gay en un pub. No se le conocían antecedentes como “terrorista” ni vínculos con grupos yihadistas, pero deja un mensaje que lo identifica como perteneciente a esa galaxia. Amaq, la agencia de prensa del EI, lo confirma: era de los nuestros, un soldado de los nuestros, dice. Pasa alrededor de un mes y una nueva masacre en Francia, la tercera en año y medio. El 14 de julio, fiesta nacional, un hombre a bordo de un camión casi que como sola arma arrolla todo a su paso: 84 muertos al azar, decenas de heridos graves. Del hombre se supo que era tunecino pero no se le conocían prácticas religiosas. Más bien lo contrario: se lo tenía como “libertino y ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto