Da Silva, mucho gusto - Brecha digital
Edición 1477 Suscriptores

Da Silva, mucho gusto

Mientras la rotativa imprime estas palabras yo estaré muriendo. Hace pocos minutos todavía era objeto de interés periodístico. Me atrajo la bombita que iluminaba la pieza donde el tipo escribía. Mi vuelo centrípeto lo distrajo de la pantalla donde componía su columna. Me siguió con la vista las siete veces que rodeé la lámpara, vio como siete veces me estrellé contra ese sol falso, uno de los tantos que su especie enciende para confusión de todas nosotras. Mi octavo aleteo daba pena. Terminé cayendo sobre el teclado, de espaldas. El periodista arrimó su lápiz a mis patas. Me prendí de él y, mientras el hombre lo alzaba ante sus ojos para observar los dibujos de mis alas, encontré fuerzas para volar hasta el dintel de la ventana. Hasta aquí hemos llegado. La semana pasada, en Buenos Aires ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre