Dale gas - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Dale gas

Hasta Isla de Gaspar llegó La Poderosa, en su expansión desde Argentina hacia la región. Los primeros meses de trabajo en Uruguay, la historia de militancia del asentamiento y el horizonte latinoamericano de la organización villera que lleva el nombre de la moto del Che.

Foto: gentileza La Poderosa Uruguay

La cadencia es otra, tal vez porque esta historia recién arranca, tal vez porque ya se impregnó de la parsimonia montevideana. A las rimas vertiginosas de La Poderosa hoy las detiene un sol que da ganas de dormir la siesta. Isla de Gaspar está radiante. Es martes a media tarde y hay poca gente en la calle: de camino a “La Planta”, el primer lugar que aloja a La Poderosa en Uruguay, no se ve más que a algunos pibes en la bajada de Larravide, más conocida como la cantera de los presos.

Ya en la planta de clasificación, atrás de la cancha de Huracán Buceo, viven un perro contorsionista, que se retuerce porque los mimos “le dan cosquillas y se ríe”, y un niño, el de la explicación anterior, que ahora se resiste a la tentación pero después intentará zambullirse dentro de una bolsa de caramel...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada