De izquierda y sin ataduras – Brecha digital

De izquierda y sin ataduras

Elegimos a Ignacio Ramonet y a Gloria Muñoz para que nos acompañen en nuestro 30 aniversario, porque son el tipo de periodistas que hacen el periodismo que nos inspira: crítico, irreverente, de izquierda pero sin ataduras, intransigente con la verdad más allá de los costos.

IGNACIO RAMONET - AFP MARTIN BUREAU

Cuando uno celebra un aniversario suele hacerlo rodeándose de las personas afines, aquellas con las que comparte códigos y modos, formas de ver las cosas y maneras de andar por la vida. No siempre son las que están físicamente más cerca, más a mano, sino aquellas que tienen algún significado especial para los celebrantes. De alguna manera, elegir a los encargados de la conmemoración es una suerte de guiño, ya que se trata de rememorar y, a la vez, confirmar, que los presentes seguimos transitando el mismo camino.

Algo de esto cruzó por la imaginación de quienes hacemos Brecha cada viernes: celebrar el 30 aniversario junto a lectores y lectoras, pero hacerlo también con referentes en la comunicación que están en una línea periodística y ética similar a la nuestra.1 No se trata de clones ni de proyectos idénticos, ya que en el mundo del periodismo “como el nuestro” (de izquierda independiente, antimperialista y cooperativo, o sea sin patrón), caben tantas diversidades como colores inflaman el arco iris.

Por eso, y mucho más, decidimos invitar a Ignacio Ramonet y a Gloria Muñoz Ramírez. Ambos con proyectos periodísticos y estilos diferentes, pertenecientes a generaciones distintas, trabajando con soportes disímiles, pero compartiendo el mismo espíritu, ese algo que no es visible pero que conforma el sustrato de nuestro hacer cotidiano.

Debería ser ocioso presentarle Le Monde Diplomatique a un lector de este semanario. El nombre de Ramonet está indisolublemente ligado al mensuario que vende 2 millones de ejemplares en sus más de 70 ediciones internacionales (38 impresas y 33 en Internet), en 26 idiomas. Fue director del “Dipló” desde 1990 hasta 2008, un período de notable expansión del periódico. Más importante que esos números es saber que los lectores poseen el 49 por ciento de la empresa a través de la asociación Los Amigos de Le Monde Diplomatique, con potestad para bloquear decisiones, mientras el resto es propiedad del diario Le Monde.

Desde el mensuario, Ramonet impulsó varias iniciativas. Un editorial de 1997 fue el punto de partida para la creación de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (Attac), un movimiento altermundialista que preside y promueve el control democrático de los mercados financieros. Fue promotor del Foro Social Mundial en Porto Alegre y del lema “Otro mundo es posible”.

En uno de sus últimos libros, La explosión del periodismo, Ramonet explica que los cambios tecnológicos y la aparición de Internet implican una revolución en el periodismo que se resume en la “crisis de los viejos monopolios de la información” y en el hecho de que ahora todos pueden interactuar comportándose, de algún modo, como periodistas. En la medida en que “vivimos en las sociedades más educadas de la historia”, se trata de hacer un tipo de periodismo que, con base en “información de calidad”, consiga aportar elementos para comprender una realidad cada vez más compleja (véase Brecha, 13-I-13).

El caso de Gloria Muñoz es diferente. Trabajó como reportera desde muy joven en varios medios, pero la revuelta zapatista de 1994 la llevó a Chiapas donde comenzó a colaborar con La Jornada. En 1997 decidió ir a vivir con las comunidades indígenas zapatistas y allí se quedó durante siete años. Su experiencia es relatada en el libro El fuego y la palabra, publicado en 2004, a diez años del levantamiento armado del Ezln, siendo la primera vez que se pudo conocer esa realidad desde dentro.

Su principal creación es la revista virtual semanal Desinformemonos, nombre inspirado en un poema de Mario Benedetti, que practica un periodismo dedicado a destacar el papel de “los nadies”, como nombraba a los de abajo Eduardo Galeano. La publicación nació en 2009 como “un proyecto de comunicación autónoma, libre e independiente, conformado por un equipo de comunicadores, personas de los movimientos sociales, intelectuales y académicos”, como se destaca en su página (http://desinformemonos.org).

Aunque se hace desde México, su consejo editorial y su lista de colaboradores se recluta en 20 países de cuatro continentes. Se publica todos los lunes en seis idiomas: español, inglés, portugués, italiano, alemán y francés, gracias a la colaboración de más de 50 traductores y correctores que realizan el trabajo de forma solidaria.

Entre sus secciones destacan los reportajes, con amplia documentación y trabajo de campo, dedicados en general a los movimientos sociales. En Desinformemonos sobresale la calidad de la información y de la escritura, los fotorreportajes y videos que la convirtieron en poco tiempo en una de las páginas de izquierda más visitadas del mundo.

Elegimos a Ignacio y a Gloria para que nos acompañen en nuestro 30 aniversario, porque son el tipo de periodistas que hacen el periodismo que nos inspira: crítico, irreverente, de izquierda pero sin ataduras, intransigente con la verdad más allá de los costos. Como nos enseñó el maestro de todos nosotros, Carlos Quijano: Navigare necesse, vivere non necesse.

1.     Paraninfo de la Universidad, martes 16 de junio, 18 hs. Están invitados.

Artículos relacionados