Edición 1579 Suscriptores

De la ley al aula

Laica, gratuita y obligatoria, dictaminó la reforma vareliana. Sin embargo, 40 años después de entrada en vigencia la ley de educación común (1877), la escuela pública estaba muy lejos de llegar a todos los uruguayos. La baja asistencia –sobre todo de las niñas– era un serio problema para la pretendida universalización. Una nueva investigación estudia la escuela pública entre 1885 y 1918.

Una concepción mecanicista de la gimnasia / Foto del libro La infancia normalizada

La infancia normalizada. Libros, maestros e higienistas en la escuela pública uruguaya. 1885-1918, se titula la investigación de la profesora e historiadora Silvana Espiga, que recoge su tesis de maestría. Desde una perspectiva de la historia cultural, la autora –docente en educación media, en Magisterio, el Inet y el Ipa– recoge el período de implementación de la “escuela moderna” en Uruguay a partir de la ley de educación común, de 1877. Analiza las dificultades que existieron en el aula para procesar los cambios, así como la permanencia de prácticas muy arraigadas, y las resistencias y discusiones sobre el alcance de algunas innovaciones pedagógicas, morales e higiénicas que se impulsaron en el período.

Incorporando fuentes hasta ahora inéditas, como el “Libro diario” que llevaban lo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente