De la resistencia a la justicia – Brecha digital
Destacados Suscriptores

De la resistencia a la justicia

El 24 de marzo de 2003, mientras Néstor Kirchner y Carlos Menem peleaban voto a voto la presidencia, 60 mil personas marcharon hacia la Plaza de Mayo en recuerdo de los 27 años del golpe militar. Doce años después el panorama es muy distinto, a favor de la justicia aunque con algunos chispazos.

Foto: AFP, Juan Mabromata

“Anular las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y los decretos de indulto. Restitución de la identidad de los 500 jóvenes apropiados por el terrorismo de Estado.” Esa era la consigna a la cabeza de la marcha en 2003, el presidente era Eduardo Duhalde, Estados Unidos se aprestaba a invadir Irak de la mano de George Bush y el “No a la guerra imperialista” también se colaba entre los reclamos que marchaban a Plaza de Mayo. Encabezaban a los manifestantes Hebe de Bonafini, Estela Carlotto y Nora Cortiñas, cada una en su columna. Junto a ellas iban el periodista Miguel Bonasso, la ex detenida Adriana Calvo de Laborde, Patricia Walsh, hija del periodista asesinado por la dictadura, y Adriana Matassa, madre de uno de los tres jóvenes asesinados en las jornadas posteriores a la caída del pres...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?