De la resistencia a la justicia - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

De la resistencia a la justicia

El 24 de marzo de 2003, mientras Néstor Kirchner y Carlos Menem peleaban voto a voto la presidencia, 60 mil personas marcharon hacia la Plaza de Mayo en recuerdo de los 27 años del golpe militar. Doce años después el panorama es muy distinto, a favor de la justicia aunque con algunos chispazos.

Foto: AFP, Juan Mabromata

“Anular las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y los decretos de indulto. Restitución de la identidad de los 500 jóvenes apropiados por el terrorismo de Estado.” Esa era la consigna a la cabeza de la marcha en 2003, el presidente era Eduardo Duhalde, Estados Unidos se aprestaba a invadir Irak de la mano de George Bush y el “No a la guerra imperialista” también se colaba entre los reclamos que marchaban a Plaza de Mayo. Encabezaban a los manifestantes Hebe de Bonafini, Estela Carlotto y Nora Cortiñas, cada una en su columna. Junto a ellas iban el periodista Miguel Bonasso, la ex detenida Adriana Calvo de Laborde, Patricia Walsh, hija del periodista asesinado por la dictadura, y Adriana Matassa, madre de uno de los tres jóvenes asesinados en las jornadas posteriores a la caída del pres...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia