De todo, pero sin humillar – Brecha digital
Cultura Suscriptores

De todo, pero sin humillar

Plantu, dibujante y caricaturista político de Le Monde, visitó Montevideo durante la Semana de la Francofonía, y además de presentar la exposición itinerante de “Cartooning por Peace”, organización de dibujantes que lidera, se hizo un espacio para encontrarse con caricaturistas uruguayos y contestar algunas preguntas.

Foto: Alejandro Arigón

Jean Plantureux (París, 1951), “Plantu”, como artista, se sentó a la mesa íntegramente vestido de negro y con su melena cana, haciendo que sus claros y azorados ojos fueran como los focos de dos linternas celestes. La cita fue en la embajada de Francia, en la calle Uruguay esquina Andes. La entrevista, compartida, y realizada gracias a los buenos oficios de un intérprete. Primero, y por las necesidades propias del ritmo del diario, le tocó turno a El Observador en las preguntas de Valentín Trujillo.1

A los hombres que persuaden como buenos, tiende a fascinarles alguna clase de insecto: he aquí una caprichosa teoría en ciernes. A Augusto “Tito” Monterroso por ejemplo, el notable escritor hondureño –más tarde guatemalteco y devenido mexicano– le obsedían las moscas. Para Plantu, la alegrí...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?