Debajo de la cama - Brecha digital
Sociedad Suscriptores

Debajo de la cama

En el presupuesto de ASSE hay una importante fuga hacia las arcas de las mutualistas: sólo en contratación de camas en CTI privados, ASSE gastó 19,5 millones de dólares en 2015 y más de 10 millones en lo que va de 2016. ¿Por qué ASSE no abre más camas en sus hospitales?

Foto: Archivo Acar

En el presupuesto de Asse hay una importante fuga hacia las arcas de las mutualistas: son variados los servicios que el prestador de salud público compra a los privados, pero no se ha difundido nunca cuánto dinero le cuesta. Una parte del puzle se armó gracias al pedido de informes que realizó el diputado nacionalista Martín Lema: sólo en contratación de camas en Cti privados, Asse gastó 19,5 millones de dólares en 2015 y más de 10 millones en lo que va de 2016.1 ¿Por qué Asse no abre más camas en sus hospitales?

“No es que le salga más barato”, sostiene el funcionario de un Cti público en diálogo con Brecha, y para sustentar su afirmación aporta algunos datos. Los privados cobran entre 30 mil y 60 mil pesos por día (según la complejidad del paciente), mientras que en Asse el mantenimie...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera