Del síndrome de Estocolmo a la política positiva - Brecha digital
Destacados Suscriptores

Del síndrome de Estocolmo a la política positiva

Del síndrome de Estocolmo, caracterizado por el sometimiento al agresor, a la “psicología positiva”, creada por Martin Seligman, un psicólogo estadounidense consejero de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

El síndrome de Estocolmo es una entidad todavía no bien definida desde el punto de vista médico. No está incluido en el manual de las enfermedades mentales Dsm IV de 1995. Se trata de una adaptación psíquica a una situación traumática, caracterizada por la respuesta de sometimiento al agresor, en la que no se puede afirmar una entidad patológica concreta. La adaptación consiste en aceptar el dominio al grado de compartir la moralidad del agresor y eventualmente despertar sentimientos de amor.

El nombre de este trastorno fue acuñado en la década del 70 por un criminólogo sueco, Nils Bejerot, al analizar el secuestro perpetrado por dos asaltantes de un banco en Estocolmo que mantuvieron cautivos a sus rehenes durante seis días. Una vez liberados, éstos tuvieron una actitud benevolente con...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera