Delitos asociados - Semanario Brecha
Edición 1633 Suscriptores

Delitos asociados

Ya hay nueve procesados por la estafa al Bps, en la que, a través de empresas truchas, se afiliaba a los “trabajadores” a mutualistas, que cobraban así la cápita que paga el Fonasa. La investigación continúa y la justicia deberá dilucidar si las instituciones médicas –las mayores beneficiarias de la estafa– están involucradas.

Foto: Presidencia

En un puesto ambulante ubicado cerca del arroyo Carrasco se pagaban 500 pesos a quienes aceptaran afiliarse al Círculo Católico. Los nuevos socios eran personas sin empleo formal, ingresadas como trabajadores de empresas fantasmas para que tuvieran derecho de acceder a una mutualista a través del Fondo Nacional de Salud (Fonasa). Rápidamente eran dadas de baja (uno o dos días después), pero el sistema prevé que los trabajadores tienen derecho a la salud desde la primera jornada laboral, y las mutualistas tienen derecho al cobro de la cápita que abona el Fonasa (en promedio, 60 dólares por usuario y por mes de cobertura) desde el momento de la afiliación. Desde la baja del empleado hasta que el Bps recibe esa información se pagan al menos dos cápitas a la mutualista, según supo Brecha de fu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia