Edición 1472 Suscriptores

Desconcertante e incisiva

“Dallas Buyers Club” El comienzo mismo ya anticipa que nos encontramos lejos de otra película “oscarizable” más, que se trata de un filme que se sale de los moldes corrientes. En la primera escena vemos a Ron Woodroof (Matthew McConaughey) teniendo sexo con dos prostitutas a la vez, escondido entre las bambalinas de un rodeo de toros, y más concretamente mientras un toro cornea a un jinete caído. Este comienzo, inmersivo y abrupto, nos transporta de lleno a una vida sórdida, la de un toxicómano descarriado, adicto a las apuestas clandestinas y al sexo, un cowboy rebelde y homofóbico, irascible ante la más mínima provocación. Luego de una pequeña trifulca, va a parar a un hospital, donde le dan la peor noticia: es hiv positivo. Es el año 1985, y en ese entonces el aviso era una sentencia d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente