Dignidad a la griega – Brecha digital
Destacados Suscriptores

Dignidad a la griega

“No reconocemos a la troika como interlocutora.” Esa frase, más su pinta, su porte, su estilo, su desplazarse en moto, el hecho de que no se rodee de guardaespaldas, han hecho que el ministro de Finanzas del gobierno de Syriza, Yanis Varufakis, sea ya en Atenas casi una estrella de rock.

Yanis Varufakis sale del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania, el miércoles 4 de febrero / Foto AFP Daniel Roland

“Una estrella de rock radical”, ironiza él. “Hay un grupo de quinceañeras esperando en la puerta del Ministerio de Finanzas para hacerse una selfie con el ministro. Repito: ¡con un ministro de Finanzas!”, dice el corresponsal de Publico.es de España Alberto Sicilia, comentó su colega Helena Smith, del diario británico The Guardian.

Varufakis es ya casi más famoso que el propio jefe del gobierno, Alexis Tsipras, líder de la Coalición de Izquierda Radical, Syriza, que el domingo pasado ganó las elecciones legislativas y se convirtió en “la” esperanza de una posibilidad de que en Europa se abandonen por fin las políticas “de austeridad” y “se comience a pensar en la gente”, según repiten los dirigentes de este partido (véanse las dos últimas ediciones de Brecha). Varufakis y Tsipras inicia...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?