El cajón de San Marcos – Brecha digital
Cultura Suscriptores

El cajón de San Marcos

Hay que detenerse frente al retablo, que luce como perdido en una exposición* de refinada artesanía contemporánea, aunque sean evidentes los lazos que la unen con las formas y motivos ancestrales de un país tan rico en culturas pretéritas. Corregir; no es un retablo, aunque hace décadas se les llama así. Es un cajón de San Marcos, y no se trata de un elemento decorativo, como está clasificado en el catálogo de la exposición –aunque así se lo use probablemente hoy, dado el difundido gusto por lo (“étnico”–. Basta detenerse a mirarlo con atención, a escrutar a las figurillas colocadas en el piso de arriba y el piso de abajo de lo que parece un templo para, aun sin ser alertado por información alguna, intuir que detrás de ellas circulan ideas sobre lo cotidiano y lo sagrado. No son pisos, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1922 Suscriptores
La guerra se intensifica en Europa

Conductores suicidas

Edición 1922 Suscriptores
El avance electoral de la ultraderecha sueca

Hasta la victoria siempre

Edición 1922 Suscriptores
En vísperas de la elección italiana

Cielo negro sobre Roma

Cultura Suscriptores
Alejandro Dolina, rioplatense

Buenas noches, duerman bien